Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Ignacio Lobato, director general de Domo Pistachio, especialista en pistacho ecológico:

“En 7 años la producción de pistacho en España se multiplicará por 10”

Castilla-La Mancha es la mayor región productora de pistachos en España. Con 38.000 hectáreas de las 46.000 registradas a nivel nacional en 2020, concentra el 81% de la superficie destinada a su cultivo en el país, según cifras de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural.

La producción de pistacho ha mostrado un crecimiento exponencial en los últimos años; mientras, de acuerdo con los datos de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en 2014 la superficie plantada en España superaba por muy poco las 4.400 hectáreas, 7 años después esa cifra es 10 veces mayor. Tan solo en 2020 se han plantado en Castilla-La Mancha 7.800 hectáreas, lo que ha supuesto un aumento interanual de más del 20% y, dada su rápida expansión, se prevé que cuando las plantaciones alcancen su madurez productiva España se convertirá en un actor importante en esta industria.


Campos de pistachos en Castilla-La Mancha.

“Por ahora las producciones son pequeñas. El año pasado se produjeron en Castilla-La Mancha unas 2.000 toneladas, y este año se prevé que la cosecha habrá alcanzado entre 2.800 y 3.000 toneladas. Pero teniendo en cuenta el tiempo que los árboles de pistacho tardan en alcanzar su máxima producción, como la superficie es 10 veces mayor, en un plazo de unos 7 años la producción de pistacho también se va a multiplicar por 10”, expone Ignacio Lobato, director general de Domo Pistachio.

“No obstante, este aumento se enfrentará a varios problemas, y uno de ellos será la falta de plantas procesadoras. El pistacho es un producto que necesita ser procesado rápidamente una vez cosechado porque la humedad del fruto hace que esté muy expuesto a la proliferación de hongos, y ya hoy en día, con el nivel de producción actual, las plantas que hay en España se encuentran sobreocupadas”, señala Ignacio.

“En este sentido, Domo Pistachio es un proyecto asociativo pionero en Castilla-La Mancha para la producción y comercialización de pistacho, producto de la unión de las Sociedades Agrarias de Transformación, S.A.T. del Campo y S.A.T. Pistamancha, y desde sus inicios cuenta con 2 plantas de procesado para la producción de sus socios, que juntos cultivan unas 1.300 hectáreas. Y ya tenemos planes de crecimiento interno”.
(Foto derecha: Ignacio Lobato)

“Otro reto a futuro está relacionado con el aspecto comercial. El campo español está muy profesionalizado, se aplican nuevas tecnologías y se ponen en marcha muchas innovaciones que nos permiten hacer un producto de una gran calidad, pero nos queda el trabajo de saber comunicar emociones a la hora de vender nuestros productos. Ahora mismo el sector del pistacho es un sector muy nuevo y tenemos la oportunidad de trazar el camino correcto, y ese es precisamente el objetivo de Domo: la oferta superatomizada no tiene fuerza de negociación; hay que aprovechar las sinergias de la unión, que hace a los agricultores más competitivos y les otorga mayor capacidad para invertir en comunicación, en marketing y para defender nuestro producto en el mercado”.

Un cultivo estratégico, social y sostenible
El pistacho es un producto que no solo ofrece unas buenas perspectivas comerciales, avaladas por una notable demanda global en el segmento de los frutos secos; en Castilla-La Mancha, su cultivo juega un papel vertebrador que va mucho más allá de la propia actividad agraria.

“El cultivo de pistacho en Castilla-La Mancha es un cultivo estratégico. Es una alternativa a otros cultivos tradicionales en el campo manchego como el cereal, la vid o el olivo, con la que los pequeños agricultores pueden ser más competitivos y obtener mejores rendimientos. De hecho, gracias al pistacho mucha gente que se había marchado del campo ha vuelto a los pueblos para dedicarse a su producción”.

“También es un cultivo sostenible. El 80% de la producción española de pistacho es de secano, y en el 20% restante se aplica solamente un riego de apoyo para garantizar la cosecha”, explica el director general de Domo Pistachio. “La sostenibilidad es su gran valor: el cultivo de pistacho ayuda a preservar los recursos, a mantener la biodiversidad de su entorno y a que la agricultura pueda tener continuidad en el futuro”.

“Al ser principalmente de secano, el pistacho español es un producto con mucho sabor y con un calibre grande, que lo diferencian del pistacho americano, donde las macroplantaciones se realizan en regadío. Además es un producto local, de km 0, que tiene asociada una menor huella de carbono que los pistachos importados y se produce bajo la estricta legislación en materia fitosanitaria y social de la Unión Europea, que nosotros compartimos como filosofía de sostenibilidad y de respeto laboral”.

“Y en el caso de Domo Pistachio, el consumidor sabe que está comprando pistacho directamente del agricultor, sabe de dónde viene su producto, y eso le aporta a nuestra producción, además, un valor humano”, subraya el profesional.

Asimismo, para Domo Pistachio la sostenibilidad adquiere una dimensión mayor, gracias a su apuesta por la producción ecológica. “El 98% de nuestra producción es bío y el otro 2% está actualmente en conversión para cumplir nuestro objetivo de ser 100% ecológicos. De hecho, somos el mayor productor de pistachos ecológicos de España”, comparte Ignacio. “Nuestra producción, que aumentará significativamente en los próximos años, la comercializamos principalmente en Europa, donde el consumo de ecológicos está experimentando crecimientos importantes”.

Promoción no solo de la producción, también del consumo
El éxito de los productos exige, además de la apuesta de los agricultores por su producción, el respaldo de los consumidores. Y en este sentido, el impulso que la Unión Europea quiere conferir a corto plazo a la producción ecológica con su estrategia De la Granja a la Mesa, piedra angular del Pacto Verde Europeo, no estaría completo sin una mayor promoción de su consumo.

“Por nuestra parte estamos haciendo un importante esfuerzo de comunicación y de diversificación de clientes en mercados como Alemania, Escandinavia, Francia, Italia e incluso en España. Por suerte, en nuestro país ya se está empezando a valorar el producto ecológico y se está destacando en el lineal del supermercado no solo la producción bío, sino también el origen España. No podemos olvidar que los supermercados son los que venden el 80% del pistacho que se consume, por lo que tienen un gran poder de decidir lo que se vende o no y de poner en valor el origen de los productos”, recuerda.

“A la vez estamos en conversaciones con otros procesadores y operadores de pistacho para crear una asociación que promocione el consumo de pistacho español”, adelanta Ignacio, quien confía en que en el futuro próximo este producto pueda estar amparado por una marca de garantía o sello de calidad que avale su calidad diferenciada. “Se requiere una gran inversión para lograr nuestros objetivos, pero ya estamos abriendo huella, como dirían en alpinismo, para el resto de operadores”.

“España consume unas 15.000 toneladas anuales de pistacho. Ahora mismo no tenemos capacidad para suministrar esa cantidad, pero en 7 años vamos a producir cerca de 25.000 toneladas y tendremos la capacidad de atender no solo al mercado nacional, sino también al de exportación. España está llamada a ser una potencia en el sector del pistacho”, concluye Ignacio Lobato.

Para más información:
Ignacio Lobato
Director general
Domo Pistachio
Tel.: +34 653 604 884
info@domopistachio.com
www.domopistachio.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor