Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Manu Dollinger, de Ferme Dollinger (Francia):

"La cosecha de espárragos por la noche tiene grandes ventajas"

En Alsacia, en plena ciudad de Hoerdt (la capital del espárrago) existe una tienda de venta directa de espárragos, la última evolución de una explotación dirigida por la familia Dollinger desde hace 5 generaciones Aunque las actividades de la finca familiar han cambiado en el último siglo, el espárrago sigue siendo el producto estrella de esta típica granja alsaciana de entramado de madera. "Llevamos cultivando espárragos desde que se introdujeron en Alsacia en el año 1900. Siempre ha sido la principal verdura de la explotación y hoy representa unas quince hectáreas. Lo que ha cambiado son los cultivos y las actividades relacionadas. Antes, la explotación estaba orientada a la ganadería y a cultivos específicos como el tabaco. En los años 80, mi abuelo decidió abandonar la ciudad para ganar más terreno y evitar las molestias del tráfico. Mis padres dejaron la cría para dedicarse al cultivo de verduras, pero también a la horticultura diversificada, que representa unas extensas cincuenta hectáreas. Hoy, toda la familia vive en el caserío y desde que me instalé allí en 2012, hemos creado un taller de venta directa, que complementa la comercialización a cooperativas y mayoristas. Es una de las primeras tiendas de venta directa de la región", explica Manu Dollinger, que ahora cuenta con el apoyo de su hermana y su pareja. 

Los espárragos, una verdura tradicional de Alsacia
El consumo de espárragos en Alsacia es sobre todo una cuestión de tradición. El emblema de la ciudad de Hoerdt, representado por un manojo de espárragos, atestigua el lugar central que ocupa esta verdura en la cultura de la región. "Por eso, aunque el consumo pueda parecer a veces un poco flojo, sobre todo en el periodo posterior a la COVID-19, con la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores, la demanda sigue estando presente. Siempre tenemos gente en la tienda, algunos clientes incluso viajan más de cien kilómetros para comprar nuestros espárragos. Por supuesto, participamos en la fiesta del espárrago y somos una de las 6 fincas que abren sus puertas. En esta ocasión, se dedica una tonelada de espárragos a la degustación. También estamos muy presentes en las redes sociales y entregamos a Luxemburgo y a toda la región del Gran Este, entre otros".

La cosecha nocturna reduce la carga de trabajo y ahorra tiempo y frescura
Pero otra particularidad de la explotación Dollinger es que cosecha los espárragos por la noche. "En 2016, a raíz de la gran preocupación por la fiabilidad de la mano de obra, recurrí a una red de trabajadores españoles especializados en la cosecha de espárragos. A las dos o tres semanas de la temporada, cuando el calor era cada vez más agobiante, se ofrecieron a seguir cosechando por la noche, como se hace en España. Acepté probarlo y desde entonces hemos adoptado este sistema". Se trata de un concepto inusual en la región, que le valió a Manu Dollinger varias llamadas telefónicas durante el primer año de personas sorprendidas de ver tal actividad nocturna en sus campos de espárragos.

La razón por la que el esparraguero decidió continuar la aventura es que la recolección nocturna tiene muchas ventajas, tanto para el trabajador como para él mismo. "En plena temporada, puede hacer mucho calor durante el día, lo que puede resultar rápidamente muy duro para los temporeros. En cuanto lo consideran necesario, deciden pasar al trabajo nocturno y vienen bien equipados para ello. Por la noche, los obreros trabajan en jersey, con fresco y con faros, lo que es mucho más agradable. Trabajar de noche también significa que están mejor pagados. Y también ganamos con ello. Los espárragos se recogen frescos y se mantienen frescos hasta que llegan a la estación de envasado. Por lo tanto, la calidad es muy diferente de cuando se exponen al sol durante una hora, porque empiezan a cocinarse. Los trabajadores también pueden abrir todos los montículos a la vez sin temor a que los espárragos se pongan verdes por el sol".

Otra ventaja es que la cosecha nocturna ahorra un tiempo valioso. "A las 6 o 7 de la mañana, sabemos exactamente lo que se ha cosechado y lo que se venderá durante el día. También podemos clasificar todo al mismo tiempo, por lo que no tenemos que encender y apagar la clasificadora varias veces durante el día, y hay menos movimientos de mano de obra. Esto nos ahorra un tiempo valioso".

El consumo aumenta, incluso después de la fiesta del espárrago
Este año, la campaña del espárrago comenzó el 20 de marzo y terminará alrededor del 15 de junio. Se espera que los volúmenes se acerquen a los de 2020. "Tuvimos una buena producción a finales de marzo, que se detuvo a principios de abril. Afortunadamente, se reanudó el sábado y el domingo de Semana Santa y continuó durante las dos semanas siguientes con buenos rendimientos, ya que el suelo se calentó. Por lo tanto, tuvimos una muy buena producción después de Semana Santa hasta el domingo 8 de abril. Por desgracia, la caída del consumo hizo que los precios bajaran drásticamente. Pero desde el 6 de mayo, la producción se ha vuelto a ralentizar, mientras que la demanda ha aumentado. Sorprendentemente, después de la fiesta del espárrago, el consumo suele disminuir, ya que la gente prefiere cambiar a otras verduras más veraniegas. Pero quizá las temperaturas más frescas de los últimos días hayan ayudado a la demanda".

Para más información:
Manu Dollinger
Ferme Dollinger
39 rue de La République
67720 Hoerdt
Teléfono: 03 88 51 79 20
manu@ferme-dollinger.alsace  
www.ferme-dollinger.com   


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor