Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Sistemas nebulizadores: Muy discutidos, pero con gran potencial para ayudar al enfriamiento de los invernaderos

Los sistemas nebulizadores que utilizan pequeñas gotitas de agua para enfriar invernaderos llevan usándose desde la década de los 80, pero no siempre en su máximo potencial. El método ha sido muy duramente discutido. Algunos productores no pueden prescindir de él y otros lo detestan. Según Mark Stanley, las complicaciones con los tratamientos del agua y la falta de control de las variables climáticas le dio al sistema una reputación nada excelente. Pero con los avances en la filtración de agua y los sistemas de clima asistidos por ordenador, los sistemas nebulizadores tienen el potencial de ayudar a enfriar los invernaderos.

Enfriamiento adiabático

Los sistemas nebulizadores funcionan sobre el principio de enfriamiento adiabático, según explica Mark Stanley, de MicroCool. Crean una fina niebla haciendo pasar agua presurizada a través de una pequeña boquilla. En el caso del sistema nebulizador de MicroCool, la presión del agua ronda lo 70 bares con una abertura de boquilla de 200 micrómetros. La presión del agua y el tamaño de la boquilla hacen pasar miles de millones de gotitas de agua de 10 micrones de diámetro, o una décima parte del diámetro de un cabello humano. Debido a que una gota más pequeña tiene una superficie más grande en relación con el volumen, las gotitas flotan en el aire y se evaporan rápido, mucho más que las gotas de agua más grandes, que caen más deprisa y tardan más en evaporarse. Mediante el enfriamiento por evaporación, la temperatura del invernadero disminuye. Cuanto más pequeñas sean las gotas, mayor es el efecto de enfriamiento.



“Para lograr la máxima eficacia, el agua debe evaporarse antes de llegar a la planta", explica Stanley, gerente de ventas y marketing de MicroCool. "Cuanto menor sea la humedad relativa dentro del invernadero, más rápido caerá la temperatura, así que es mejor dejar entrar aire seco para mantener baja la humedad relativa, porque el grado en que se puede enfriar el invernadero disminuye cuando la humedad relativa es más alta y la niebla no puede evaporarse tan deprisa". Antes, no controlar la humedad y la calidad del aire dentro del invernadero daba lugar a un rendimiento mediocre de los primeros sistemas nebulizadores. Pero Stanley explica que la aparición de ordenadores para el control de la climatización han mejorado enormemente la calidad de los sistemas modernos.

“Los ordenadores pueden cerrar de forma selectiva los respiradores del invernadero para crear una presión baja dentro del invernadero para que entre aire seco a una velocidad alta al mismo tiempo que se extrae el aire húmedo", añade Stanley. "Por eso es tan importante que nuestro sistema funcione con un ordenador de control de climatización, de lo contrario, no se conseguiría la combinación de factores necesaria para un enfriamiento eficaz". Los primeros sistemas también tenían el inconveniente de que las boquillas se obstruían con los minerales del agua, pero ese problema también se ha resuelto con los sistemas modernos.

“En relación con el tratamiento del agua surgieron muchos informes negativos sobre los sistemas nebulizadores", asegura Stanley. "El coste de la ósmosis inversa ha disminuido mucho desde los 80 y los 90, e incluso con el reducido diámetro de nuestras boquillas, los conductos no se obstruyen con minerales". La ósmosis inversa también evita la entrada de minerales que podrían acumularse en la fruta y en las hojas de las plantas. 

Humedad relativa

“Los problemas que se solían tener con los sistemas nebulizadores eran resultado de una mala integración y de un tratamiento de agua inadecuado", puntualiza Stanley. "Ahora hacemos las cosas de forma muy diferente, y la gente está satisfecha con los resultados". No obstante, añade que el sistema no es adecuado para todos los climas. Debido a que una humedad relativa alta mitiga el efecto enfriador del sistema, los productores de regiones secas son los que pueden sacarle el mayor partido al sistema.

“El punto de humedad alta y el punto de temperatura alta nunca se dan al mismo tiempo. Solo nos interesa el nivel de humedad cuando la temperatura está en su punto máximo. En los Países Bajos, por ejemplo, las temperaturas suben durante el día, pero las máximas no duran demasiado, mientras que los climas como el de California, Texas y Oriente Próximo son secos, y las temperaturas máximas hacen que la nebulización sea muy efectiva", señala Stanley. "Sin embargo, en los Países Bajos también se puede utilizar muy bien el sistema para humidificar durante el periodo invernal".



Village Farms y Windset

Algunos productores ya han sido convencidos suficientemente de las ventajas de la nebulización y han instalado sistemas en sus invernaderos. Village Farms y Windset, por ejemplo, han utilizado el sistema, según Stanley, además de otros varios grandes productores. Los precios actuales de un sistema rondan los cinco dólares por metro cuadrado de invernadero, pero debido a que las investigaciones en curso no dejan de hacer disminuir los precios, Stanley opina que más productores verán las ventajas de la nebulización. 

“Hemos instalado sistemas nebulizadores en todo tipo de lugares desde que comencé en MicroCool en 1982", dice Stanley. "Incluso instalamos uno en un transbordador espacial, y esperamos seguir ofreciendo a los productores las herramientas que necesitan para cultivar mejor sus productos".

Más información:
MicroCool
Mark Stanley
+1-760-834-3345
mark.stanley@microcool.com
www.microcool.com

 

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor