Compañía inmobiliaria CBRE:

“Los minoristas británicos se han causado sus propios problemas”

Las cadenas de descuento Aldi y Lidl ejercen, sin lugar a dudas, presión sobre los cuatro grandes minoristas británicos, aunque estos son responsables de la mayor parte de sus propios problemas. La disponibilidad de las tiendas de conveniencia ha convertido al comprador en un infiel que va de flor en flor. 

Aparición de las tiendas de conveniencia
La empresa inmobiliaria CBRE afirma en su informe más reciente que esto explica en gran parte la cuota del 2,8% que los cuatro grandes minoristas británicos han perdido desde 2011. No obstante, la firma no ve motivos de pánico: “Los ambiciosos planes del Gobierno para nuevas ciudades y ampliación de suburbios ampliados impulsarán más la demanda de espacios de venta de alimentación”.

CBRE quería “ofrecer una imagen matizada de la posición de los cuatro mayores minoristas de alimentación”, Tesco, Asda, Sainsbury’s y Morrisons. Obviamente, el rápido crecimiento de los establecimientos de descuento (que han triplicado su cartera de tiendas desde 1998) ha sido un problema para los cuatro grandes, pero hay otras cuestiones en juego, según la firma.

Uno de ellos es la rápida aparición de las tiendas de conveniencia. En 1996, la legislación estaba diseñada para proteger a los minoristas del centro de la ciudad y ese es el motivo por el que los cuatro mayores minoristas (sobre todo Tesco y Sainsbury’s) se centraban en expandir sus fórmulas para las tiendas de conveniencia. Por ello, los cuatro grandes pusieron en un segundo plano el desarrollo de los grandes supermercados de barrio.

Atrapados entre altibajos
Esta falta de grandes supermercados se suplió cuando los cuatro grandes minoristas entraron cuando fórmulas como Somerfield, KwikSave, Safeway y Netto dejaron el mercado británico. En los diez años hasta 2008, siguieron añadiendo supermercados, subiendo su cuota conjunta de mercado del 58,7% (de 1998) al 81,4% (de 2008).

A partir de 2011, los gigantes de los supermercados fueron forzados a ceder partes de ese enorme crecimiento. Los establecimientos de descuento como Aldi y Lidl estaban al alza, pero los ‘todo a cien’ también ganaron mucho crecimiento en facturación en las ramas no alimentarias.

Las formulas de alta gama, como Waitrose, también han funcionado especialmente bien. En último lugar, pero no menos importante, la propia estrategia de las cadenas también ha dañado su posición: con las grandes cifras de las tiendas de conveniencia, han estado compitiendo con su propio negocio central, según CBRE.

Cambio en el hábito de compra
Los consumidores no han cambiado los grandes supermercados por una compra completa en las tiendas de conveniencia, pero la amplia red de pequeñas tiendas (como tiendas de conveniencia y pequeñas tiendas de descuento) sin duda ha influido sobre el comportamiento de compra. Los consumidores se han habituado a comprar en varias tiendas y le prestan atención a los descuentos, por los que están incluso dispuestos a hacer un desvío.

Esto canibaliza la compra en una misma superficie, en la que prosperan los hipermercados, según CBRE, lo cual se asemeja a lo que el director ejecutivo de Waitrose, Mark Price, afirmó recientemente. Price también cree que las compras semanales son casi algo del pasado en Reino Unido. A diferencia del CBRE, él afirma tajantemente que los supermercados de barrio pertenecientes a los cuatro grandes están terriblemente desfasados.

“Los supermercados están veinte años pasados de moda”

Según Price, los cuatro grandes han perdido clientes a favor de Aldi y Lidl por la visión desfasada que tienen del comportamiento de compra. “Se están comprando alimentos para consumir en el momento”, afirmó en su propio informe sobre tendencias alimentarias y comportamiento de compra que Waitrose ha publicado por segunda vez este año: “La noción de ir y empujar un carro para toda la semana es algo del pasado”.

Price cree que los consumidores ahora compran alimentos para el consumo inmediato o para la cena de la noche. A menudo, a las 16 h, los clientes no saben qué quieren cenar esa misma noche. Él dice que los cambios en el estilo de vida son resultado de la crisis financiera y los cambios en la tecnología. “La gente gestiona su vida de manera más eficiente”, explica el director ejecutivo de Waitrose.

Un cambio tan trascendente como los supermercados
Price incluso cree que este desarrollo del comportamiento de compra será tan trascendente como los primeros supermercados en los 50. “Este es un cambio que se da una vez cada cincuenta o sesenta años. Todas estas tendencias están sacando a la gente fuera de los grandes minoristas de las afueras de la ciudad. Ese es el verdadero reto al que los minoristas se están enfrentando: piensan en cómo compraba la gente hace dos décadas”. Las tiendas de conveniencia y los repartos a domicilio de los pedidos online son mucho más contemporáneos y Waitrose piensa que ha conseguido acceder a esas tendencias perfectamente.

Las cifras parecen estar de acuerdo con Price: las 330 tiendas de Waitrose, entre las que hay 55 tiendas de conveniencia, han conseguido un aumento mucho mayor de la facturación que los cuatro grandes en el último trimestre. Waitrose ha crecido un 6,8%, lo que es muchísimo, ya que el aumento medio de la facturación en este mercado en particular es un mero 0,7%.

“No exageremos la influencia de internet”

CBRE, no obstante, opina que es “fácil maximizar tanto la tasa como la magnitud del cambio del mercado de las tiendas de alimentación que se está llevando a cabo. Los hipermercados seguirán captando el grueso de las principales ventas de alimentación y, a menos que los hogares dejen de comer, lo harán por muchos años venideros”, aunque debería apuntarse que, en este caso, el asesor inmobiliario no es una completamente objetivo.

Justing King, antiguo director ejecutivo de Sainsbury, concuerda con esto: él también ha aconsejado no exagerar la influencia del mundo online sobre el sector minorista de la alimentación. “Quizá a los clientes les guste hacer sus propias compras de alimentos y productos alimentarios en tiendas reales”, cree.

500 nuevos hipermercados en cola
CBRE tiene interés en creer que los grandes supermercados no desaparecerán, ya que la firma inmobiliaria tendrá, sin duda, una porción en los más de 500 hipermercados nuevos (con un mínimo de 4.500 metros cuadrados de superficie) actualmente planificados.

Las difíciles condiciones del mercado han ralentizado muchos proyectos, pero CBRE cree que, al final, la mayoría de los hipermercados planificados se construirán. Los autores opinan que una serie de proyectos de mejora de infraestructuras y desarrollos de uso mixto impulsarán la demanda de supermercados. Este será sin lugar a dudas el caso en las regiones más prósperas del sur de Inglaterra, una zona en la que Waitrose está bien representado.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor