Reducción del uso de elementos químicos sintéticos en los campos con un nuevo producto australiano

Está aumentando la popularidad de un producto australiano que permite a los agricultores optimizar el rendimiento y reducir el impacto ambiental mediante el uso de microbios y hongos naturales.

Thinkbio comenzó hace cinco años, centrándose en productos biológicos que utilizan cepas de bacterias y hongos naturales para proporcionar beneficios a los cultivos.

"Tenemos un producto principal llamado Kreotec, que utiliza bacterias para ofrecer nitrógeno al cultivo, lo que permite a los productores reducir su dependencia del fertilizante nitrogenado tradicional", dijo la cofundadora, Lisa Anderson. "Eso trae una serie de beneficios, incluida la reducción del coste de los insumos y la mejora de la sostenibilidad ambiental, como la reducción de la lixiviación del nitrógeno. Además de eso, existen efectos a corto y largo plazo para mejorar la salud del suelo".

Una de las características de Kreotec es que las bacterias colonizan la planta y pueden fijar el nitrógeno atmosférico y aumentar la producción de la enzima nitrato reductasa. Ambos mecanismos conducen a niveles elevados de nitrógeno disponibles para la planta.

Kreotec presenta la tecnología microbiana C-active, que es la combinación de bacterias endofíticas microencapsuladas y una formulación de producto patentada, que crea un producto estable con una vida útil de 12 meses, además de permitir a los productores mezclar un depósito con fertilizantes y productos químicos agrícolas seleccionados. Esas son características únicas del producto y marcan la diferencia entre otros productos biológicos en el mercado.

Thinkbio tiene otros dos productos en el mercado, Kreoplex, que contiene una cepa patentada de Trichoderma, y Kreosym, que ayuda a las plantas a mejorar la tolerancia al estrés en tiempos de sequía y otros fenómenos, aumentando el acceso a nutrientes y agua.

"Se produce una mejora en la productividad del cultivo, pero también hay beneficios a largo plazo en cuanto al impacto ambiental", agrega Anderson. "La reducción del impacto ambiental se está convirtiendo en un problema, no solo para los productores australianos, sino también en ultramar. En la Unión Europea (UE) hay zonas sensibles al nitrógeno, donde existe un uso controlado o prohibido en ciertos momentos. Aunque no está regulado en Australia, estamos empezando a ver que se está convirtiendo en una prioridad para los productores, a medida que van siendo más conscientes de lo que está sucediendo con la lixiviación del nitrógeno".

La gama KREO tiene como objetivo ser la última pieza del rompecabezas para optimizar los rendimientos de los cultivos. Fuente: Thinkbio

Anderson explica que los productos Thinkbio se han utilizado en una finca de cítricos en Forbes, en el centro-oeste de Nueva Gales del Sur, e internacionalmente en otros cultivos hortícolas con resultados exitosos.

"Kreotec se ha utilizado durante varios años y se ha descubierto que puede ofrecer suficiente nitrógeno al cultivo, a través de una sola aplicación en cultivos de ciclo corto y dos aplicaciones por temporada en cultivos permanentes", concluye. "Por lo tanto, ha beneficiado al sector ecológico. En otras partes del mundo, por ejemplo en Italia, lo usan en horticultura ecológica y otros cultivos desde hace muchos años. Los productores tienen que analizar las oportunidades que tienen a corto y largo plazo. No se trata solo de un problema de costes, sino también del impacto ambiental y, con suerte, podremos centrarnos en los beneficios que los productos pueden ofrecer".

Para más información
Lisa Anderson
Thinkbio
Tel.: +61 427 003 881
info@thinkbio.com.au
www.thinkbio.com.au


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor