Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Investigación de la Universidad Cornell

Los robots con luz UV luchan contra el oídio de la uva

Los robots equipados con lámparas de luz ultravioleta que deambulan por los viñedos por la noche están demostrando ser eficaces para matar el oídio, un patógeno devastador para muchos cultivos, entre ellas las uvas.

Los investigadores de Cornell AgriTech, en Geneva, Nueva York, se han asociado con SAGA Robotics, en Noruega, para desarrollar las primeras unidades robóticas comerciales, y los robots autónomos aparecerán en el mercado este año.

Esta primavera, los investigadores están utilizando dos de esos robots para llevar a cabo pruebas de campo con uvas Chardonnay en dos lugares: los viñedos de investigación de Cornell AgriTech, en Geneva, y en Anthony Road Wine Co., en Penn Yan, Nueva York.

Los estudios en Cornell sobre el uso de la luz ultravioleta para matar el oídio de la vid se remontan a 1991, mientras que los ensayos en cooperación con la Universidad de Florida han controlado con éxito el oídio en las fresas en las pruebas de campo durante los últimos cuatro años. Los últimos ensayos con uvas han contenido no solo el oídio, sino también otra enfermedad destructiva llamada mildiu. La colaboración con otras universidades también ha llevado a ensayos con calabacines, calabazas, pepinos, lúpulo, albahaca y cáñamo industrial.

La técnica de la luz ultravioleta es un gran avance contra el oídio y el mildiu, que pueden adaptarse a los pulverizados químicos antimicóticos en una sola temporada, lo que ha costado a las empresas químicas millones de dólares en desarrollo.

"En todos los lugares donde se cultivan uvas, los productores están preocupados por el oídio", dice Lance Cadle-Davidson, fitopatólogo investigador de la Unidad de Investigación de Genética de las Uvas del Servicio de Investigación Agrícola del USDA en Geneva, y socio del proyecto.

El robot de luz ultravioleta llamado Thorvald aplica un tratamiento en las vides en un campo de investigación de Cornell AgriTech durante la noche. "Un viticultor medio rocía fungicidas químicos para el manejo del oídio entre 10 y 15 veces al año", explica Cadle-Davidson, quien también es profesor adjunto en el Departamento de Patología Vegetal de Cornell.

El mildiu ha coevolucionado con las plantas que ataca a lo largo de millones de años y a menudo desarrolla resistencia a los tratamientos químicos. Pero su evolución también ha desarrollado una debilidad: la adaptación a los ciclos naturales de la luz.

La luz ultravioleta daña el ADN, aunque muchos organismos han desarrollado defensas bioquímicas, y esa luz se genera por la luz azul que se encuentra en la luz del sol.

"Lo que nos permite utilizar la luz UV para controlar a los patógenos de las plantas es que la aplicamos por la noche", comenta Gadoury. "Por la noche, los patógenos no reciben luz azul y el mecanismo de reparación no funciona".

Cadle-Davidson también está desarrollando una tecnología de imágenes en asociación con científicos de la Universidad Carnegie Mellon, que detectará y cuantificará el mildiu en las hojas de las parras.

"Estamos ahora mismo en la versión 1.0 de este tratamiento robótico de luz ultravioleta, que aplica la misma dosis de luz a cada vid sin importar si está enferma o sana", concluye Cadle-Davidson. "Nuestro objetivo a largo plazo es vincular los enfoques de detección y tratamiento a lo largo del viñedo de forma automatizada".

 

Para más información: 
Lindsey Hadlock
Cornell University
Tel.: +1 (607) 269-6911 
Email: lmh267@cornell.edu
www.cornell.edu


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor