Gavin Lishman, de Martin Lishman

El detector de golpes ImpacTrack detecta los puntos problemáticos de la línea para reducir el desperdicio de alimentos

El desperdicio de alimentos es un tema candente y si el producto no está en las mejores condiciones cuando llega a las estanterías del supermercado, lo más probable es que acabe en la basura. Los daños en los productos frescos pueden producirse en varios puntos de la cadena, desde la finca hasta el almacén, del almacén al contenedor y del contenedor a la estantería del supermercado. Si se pudieran reducir los daños al principio de la cadena, seguramente se reduciría el desperdicio de alimentos al final.

Mientras la fruta se clasifica y se envasa, puede sufrir daños en la línea de envasado debido a unas condiciones poco óptimas, o simplemente a una máquina que funciona demasiado rápido o incluso a un error humano.

Hace cuatro años, Martin Lishman Ltd sacó al mercado un detector de golpes de PCB, cuyo dispositivo está encerrado en una carcasa sintética impresa en 3D para replicar la forma, el tamaño y la densidad de la fruta y hortaliza que se está procesando. El ImpacTrack proporciona datos en tiempo real a través de Bluetooth a un dispositivo inteligente, para detectar exactamente en qué parte de la línea se produce el impacto.

"Se puede observar la forma que atraviesa la línea e identificar inmediatamente los puntos problemáticos", explica Gavin Lishman, director de Martin Lishman. "Se puede hacer pasar el ImpacTrack por la línea unas cuantas veces para ver dónde están los problemas o, si se están produciendo muchos daños, se puede parar inmediatamente la máquina y solucionar el problema".

Martin Lishman ha trabajado con muchas empresas importantes para eliminar prácticamente los daños por impacto en las líneas de procesamiento. El dispositivo también puede utilizarse durante el transporte para recopilar los datos de los impactos, así como los de la temperatura, que pueden descargarse al final del viaje.

"Hemos trabajado mucho para reproducir diferentes frutas y hortalizas en tamaño, forma y densidad. Tenemos sensores para patatas, cebollas, ajos, aguacates y manzanas, y para algunos de ellos algunas variaciones, ya que el tamaño y la densidad pueden cambiar entre variedades o categorías. También hemos desarrollado un sensor para bananas. Realmente no hay límite para lo que podemos hacer.

"Es un dispositivo único, no hay nada parecido en el mercado para evitar los residuos. Algunos envasadores opinan que el sensor solo debe utilizarse una vez, pero nosotros creemos que debe utilizarse varias veces a medida que se ajustan las máquinas y cambian las velocidades y los volúmenes de producción".

El dispositivo también puede mostrar cuál es la velocidad óptima de funcionamiento de una línea. Los fabricantes de máquinas también podrían utilizarlo como argumento de venta para mejorar la eficiencia.

 

Para más información:
Dr. Gavin Lishman
Martin Lishman Ltd.
Tel.: +44 (0)1778 426600 
gavin@martinlishman.com
martinlishman.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor