La huella hídrica en los invernaderos solares es hasta 20 veces menor que la media de la agricultura nacional

Resulta paradójico que tres cuartas partes de nuestro planeta estén cubiertas de agua y que menos del 1% sea apta para los seres vivos. Esto hace que el agua, un bien escaso, aunque indispensable para la vida, se aproveche de forma meticulosa en aquellos sectores donde la producción depende de su uso. Es el caso de la agricultura, el sector que más agua consume en el mundo cada año, con el 70% del total de los recursos hídricos existentes.

En los invernaderos solares del sur de Europa (localizados fundamentalmente en Almería y la costa de Granada), donde se produce la mitad de los productos hortofrutícolas que se consumen en el continente, la huella hídrica es hasta 20 veces inferior que la media del conjunto de la agricultura nacional.


Sistema integrado de control de clima y riego para la optimización del uso de agua y fertilizantes.

La FAO ha calculado que según el tipo de dieta que se lleve, una persona necesita entre 2.000 y 5.000 litros de agua para producir los alimentos que consume diariamente. En este contexto, los agricultores de los invernaderos solares del sudeste español se sitúan a la vanguardia a nivel mundial en cuanto a la optimización de los recursos hídricos.

Una prueba de ello es la tradicional técnica del enarenado que evita la salinización de las capas superiores del suelo, así como la pérdida de agua por evaporación directa. A esta técnica se suma la continua innovación en los sistemas de riego por goteo. Esta técnica, además, permite la fertirrigación, es decir, el aporte de agua y fertilizantes de forma conjunta y en función de las necesidades de las plantas.

En los últimos años, estas técnicas han ido incorporando más tecnología, permitiéndose el riego localizado de alta frecuencia controlado por sistemas informáticos. En este sentido es clave el uso de distintos sensores que informan al productor de la disponibilidad de agua en el suelo, así como de la concentración de abono. Además, cada vez se instalan más sistemas de riego interconectados a los de control de clima del invernadero consiguiéndose de esta manera una optimización continua de cada gota de agua.


Colector de agua de lluvia y la balsa de almacenamiento cubierta con malla negra para evitar el crecimiento de algas.

Otro avance importante, y de obligado cumplimiento en todos los invernaderos solares, es la utilización de estructuras formadas por canales de recogida de agua de lluvia en los techos y un sistema de tuberías para su conducción a balsas o depósitos para su posterior uso en el riego. En este sentido, estudios de IFAPA han demostrado que la recogida de aguas pluviales puede cubrir más del 35% de las necesidades de los cultivos a lo largo de la campaña agrícola.

Para más información:
Cute Solar
www.cutesolar.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor