Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Calibres pequeños en Europa, alta demanda en Latinoamérica

La escasez en el mercado de la cebolla hace subir los precios en India, Brasil y Argentina

Calibres más pequeños, escasez y expectativas bastante optimistas para la nueva temporada. Este podría ser el resumen del mercado global de la cebolla. En Europa y en los EE. UU., el tiempo seco y las altas temperaturas han dado como resultado unas cebollas más pequeñas, aunque de buena calidad. Alemania, Francia y España están entre los países que tienen que lidiar con este problema. Los exportadores neerlandeses se preparan para el momento en que Senegal abra sus fronteras, ya que el país de África Occidental es un importante destino de exportación. En Latinoamérica, hay escasez en el mercado. La cosecha en Argentina y Chile ha resultado ser menor de lo esperado y la demanda es alta, como también lo son los precios. Brasil ha mostrado aumentos de precio de hasta el 172%. Perú se aprovecha de la situación, pero el rápido crecimiento de la demanda de los países vecinos provoca escasez también en el mercado nacional. En India, los precios también han aumentado rápidamente, incluso de forma sospechosa, según el Gobierno. El país importa mucha cantidad de los países vecinos como Pakistán, Afganistán y China. China hace muchos negocios con los Estados miembros del ASEAN. En Australia, la temporada de Queensland empieza dentro de unas cinco semanas. Este mercado suele tener excedente, aunque los productores de la región han adaptado su temporada al cultivo de Australia Meridional. Por ello, el sector está preocupado por el efecto de las cebollas importadas y está tratando de convencer a los minoristas de elegir solo producto australiano.



Latinoamérica
La temporada pasada Argentina no fue capaz de exportar mucho a los países vecinos, lo que provocó una escasez que los exportadores neerlandeses fueron rápidos en cubrir, enviando un total de unas 105.000 toneladas al país sudamericano.

Argentina: producción en descenso, precios más altos
La producción en Argentina y Chile disminuye de año en año influida por los mayores costes de producción. Los salarios de producción y los costes de transporte son los principales retos para los productores. La tasa de cambio euro/dólar también influye en las oportunidades de exportación hacia Europa.

Los precios de las cebollas argentinas han aumentado con fuerza y ahora se pagan hasta 45 pesos (4,30 euros) por kilo. Esta tendencia alcista comenzó a mediados de año y la causa son las fuertes lluvias anteriores a la recolección en áreas de producción como Río Negro, Buenos Aires y Santiago del Estero. Esto ha provocado escasez, lo que a su vez ha hecho que suban los precios. El Gobierno argentino ha solicitado a la población que consuma menos cebollas; una tendencia a la baja en el consumo haría que bajasen los precios. Se espera que la situación sea estable de nuevo cuando la región de Santiago del Estero entre en el mercado. Hasta entonces, habrá importación de países como Nueva Zelanda y Brasil para mantener los precios bajo control.

El precio de las cebollas sube un 155% en Brasil
Los precios en Brasil han aumentado abruptamente. En los primeros siete meses del año, las cebollas se han encarecido un 155%, según la IBGE. En Ceasa, Londrina, se han registrado subidas incluso mayores. La caja de 20 kilos de cebolla que en enero costaba 33 reales brasileños (8,46 euros), en julio marcaba 90 reales (23 euros), un incremento del 172%. La principal causa del aumento de precios son las condiciones meteorológicas que han dañado la cosecha en Brasil y Argentina. Según Carlos Alberto Salvador, del Secretariado de Estado de Agricultura y Suministro (SEAB), Brasil ha producido 1,6 millones de toneladas este año y ha importado 1,4 millones más. Debido a la decepcionante cosecha de Argentina, Europa es el principal proveedor.

Un segundo factor que apunta otro economista es que los precios de muchos productos agrícolas eran demasiado bajos. Esto desalienta a los productores a cultivarlos, lo que reduce la oferta. Un último factor que influye en esta situación es la tasa de cambio.

Perú: Muchas posibilidades para la exportación causan escasez
Perú cuenta con un gran cultivo de cebollas dulces. Tradicionalmente, estas cebollas suelen dirigirse a EE. UU. y los mercados europeos como España, Países Bajos, Italia y Alemania. La exportación a Reino Unido es más difícil. Normalmente la exportación a los países vecinos de Latinoamérica es baja, pero eso ha cambiado este año. Colombia y Canadá compran algunas cebollas, pero este año grandes mercados como Brasil y Chile también están buscando cebollas porque su cosecha ha resultado ser menor a causa de El Niño. Y también en Perú la cosecha ha sido menor, aunque un aspecto positivo de este fenómeno meteorológico es que la calidad ha resultado ser excepcionalmente buena.

Las regiones costeras de Perú tienen un clima suave que hace que el cultivo sea posible durante todo el año. Hacia diciembre la temperatura sube, lo que puede provocar escasez. El Niño es el factor de incertidumbre, puesto que nunca se sabe cuáles van a ser sus efectos. En Perú, se esperan lluvias más fuertes y temperaturas más altas en las regiones costeras. En las tierras altas también tienen que lidiar con lluvias más potentes que hacen que suban los niveles de los ríos. Por todo ello, los avances tecnológicos se siguen de cerca y ya se está considerando la clasificación óptica. Así, Perú pretende seguir satisfaciendo la demanda haciendo que los costes de mano de obra permanezcan estables.

Asia
Los chinos comercian con los Estados miembros de la ASEAN
Desde el puerto de la ciudad sureña de Pingxiang, cerca de la frontera con Vietnam, se exportan cebollas a los Estados de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Este mismo mes la ciudad ha confirmado contratos de exportación por un volumen total de 550.000 toneladas de cebollas amarillas. Anualmente, la provincia exporta 840.000 toneladas a los miembros de la ASEAN, lo que significa que este mercado supone el 70% de la exportación total de cebollas de la provincia asiática. La temporada actual de exportación está yendo bien, los precios oscilan alrededor de los 3.000 yuanes (420 euros) por tonelada.

Los negocios indios, preocupados por la calidad y los altos precios
A finales de julio, las compañías indias estaban preocupadas por el aumento de los precios de las cebollas, por lo que se almacenaron cebollas por todo el país, la mayoría de ellas en las regiones de Maharashtra, Guyarat, Madhya Pradesh, Rayastán y Bihar. En la región de Maharashtra, se desplegaron algunos equipos la semana pasada para seguir la pista a los ‘acaparadores’. Los expertos del Lasalgaon APMC, el mayor mercado de la cebolla de Asia, afirman que las actuales fluctuaciones de precios no están causadas por cambios naturales. La diferencia de precio entre el mercado mayorista y el minorista la semana pasada estaba alrededor del 30% y según los expertos hay una gran probabilidad de que los precios se vean impulsados por los comerciantes acaparadores. Durante julio se han registrado subidas de precio de hasta el 70%.

En cuanto a la calidad, también hay cierta preocupación. Los informes advierten de que las cebollas de alta calidad están mezcladas con las de baja calidad en los almacenes. Se han vendido entre el 15 y el 20% de las cebollas en almacenamiento. Además, los productores retienen sus cebollas más tiempo, con lo que aumentan los precios. Los expertos auguran que los precios seguirán siendo altos hasta el principio de la nueva temporada, que se espera para octubre, aunque en septiembre entrará la primera nueva cosecha desde la región de Karnataka. La cosecha 2014/2015 sumó 18,9 millones de toneladas, aunque una gran parte de ella se vio dañada por la lluvia y el granizo de febrero-abril. Otros países como Egipto, Pakistán y China están esperando oportunidades de exportación al mercado indio. Afganistán también ve oportunidades y las cebollas de Kabul están disponibles en los mercados mayoristas indios por 15-25 rupias (0,20-0,30 euros) por kilo. La cosecha en Mazar-e Sarif está a punto de empezar, con buenas perspectivas.

Australia espera volúmenes estables
En Australia está a punto de empezar la temporada de cosecha. Las primeras cebollas del norte se esperan en las próximas 5 o 6 semanas. Las perspectivas son buenas y el sector espera un volumen total de 256.000 toneladas. Los factores de incertidumbre son el trips de la cebolla y la sequía, que todavía pueden dañar la cosecha. Si no llueve en Queensland, los productores tendrán que regar en abundancia.

Se han presentado también algunas variedades nuevas, incluida una variedad temprana de la Lucinda. Varios productores están probando la nueva variedad, que todavía no tiene nombre oficial. También puede verse ya en las tiendas una nueva cebolla rosa dulce.

Aunque la cosecha de Queensland empezaba antes en agosto/septiembre, últimamente su comienzo se ha trasladado a octubre. Los mayores volúmenes y una mejor capacidad de almacenamiento en el sur de Australia han forzado a los productores del norte a ajustar su temporada para evitar los excedentes. Sin embargo, los precios del mercado son decepcionantes. A pesar de los esfuerzos, suele haber excedente.

El sector está preocupado por la influencia de las cebollas importadas sobre el mercado, en especial en el periodo previo a la nueva temporada. Por ello, se están manteniendo conversaciones con las cadenas de supermercados para convencerlos de optar por las cebollas australianas.

Empieza la recolección de cebollas en Turquía
En la región turca de Polatli, Ankara, la recolección de cebollas ha empezado esta semana. La región tiene la mayor cosecha de cebollas del país. El ambiente entre los productores es optimista, la superficie de cultivo es en torno a 800 hectáreas menor que el año pasado, aunque se espera una mejor cosecha gracias a la lluvia. Los precios de las cebollas tempranas están entre 0,15 € y 0,17 € por kilo.

Europa
Varios países en Europa han estado lidiando con la sequía estos últimos meses, lo que sin duda influye en el cultivo de las cebollas. Aunque se han plantado más cebollas en los Países Bajos, el porcentaje de cebollas obtenidas es decepcionante hasta ahora. Y esto no solo es así para los productores neerlandeses, también hay significativamente menos cebollas en España y Francia, y en los Balcanes los productores también están sufriendo la sequía.

Los exportadores neerlandeses esperan la apertura de Senegal
Los Países Bajos están entre los principales países exportadores de cebollas. La temporada pasada, se enviaron más de un millón de toneladas. El principal comprador de cebollas neerlandesas es Senegal, pero en total el país exporta a unos 100 países de todo el mundo. En los últimos años, Panamá e Indonesia se han convertido en grandes mercados de exportación. Rusia era un gran mercado hasta que cerró sus fronteras; sin embargo, esto ha resultado bien para la exportación, en parte gracias a la escasez en Brasil, a la que los comerciantes neerlandeses pudieron responder.

Durante los últimos años, los productores neerlandeses han tenido problemas de calidad, pero la temporada pasada la calidad aumentó el optimismo. En estos momentos, los exportadores del país están esperando a que el mercado senegalés abra sus puertas. Todos los años el país africano cierra sus fronteras para proteger a los productores nacionales y las vuelve abrir tradicionalmente para el 1 de septiembre.

Durante las primeras semanas, la exportación de cebollas no ha sido muy buena y a mediados de agosto la exportación no está saliendo realmente hacia los principales compradores: Alemania, Reino Unido, Escandinavia, Malasia, Panamá y Brasil. En las próximas semanas empezará la temporada de cebollas de semilla y no está claro si la transición hacia la temporada de cebollas de siembra será fluida. La competencia en los Países Bajos es especialmente fuerte entre las compañías de clasificación, que quieren satisfacer una capacidad conjunta de 35.000 toneladas semanales. Los productores están muy decididos a vender sus cebollas y a menudo salen ganando. La clasificación óptica todavía no es muy popular en los Países Bajos. Aunque se han instalado las primeras líneas, la introducción no ha transcurrido sin problemas, así que hay cierto escepticismo entre las plantas de envasado sobre la inversión en estas máquinas, pese a que todo el mundo en el sector está convencido de que la clasificación óptica es el futuro y que cambiará al sector.

La sequía y una primavera fría, malas para las cebollas alemanas
Las condiciones meteorológicas en Alemania (poca lluvia y una primavera fría) han tenido un impacto negativo sobre la cosecha. Se espera una cosecha media, o quizá un poco por debajo de la media. Los tamaños están resultando demasiado pequeños, y decepcionan tanto a comerciantes como a productores. Sin embargo, la calidad de las cebollas es buena. La demanda ha sido baja hasta ahora por las vacaciones y, ahora que están terminando, la demanda está aumentando de nuevo.

Tamaños más pequeños para las cebollas españolas
Los precios en España comenzaron bajos, en parte debido a los malos resultados de la temporada de almacenamiento. Desde finales de abril en adelante, los precios se han recuperado, en parte porque Brasil ha importado más cebollas. En general, los comerciantes están satisfechos con los precios.

El tiempo ha influido sobre el tamaño este año. Las altas temperaturas y el granizo han dado como resultado tamaños más pequeños. Esto supone una ventaja para la exportación a los mercados latinoamericanos, donde se prefieren los tamaños pequeños. Pronto empezará la temporada de cebollas de almacenamiento, también con problemas en cuanto a tamaño, dependiendo del productor y la región. Gracias a la buena calidad, España es capaz de almacenar más cebollas en cámaras frigoríficas. Según un exportador español, el veto ruso ha tenido poco impacto porque los rusos cultivan muchas cebollas e importan sobre todo de los países vecinos.

Francia: la cosecha de chalotas de Bretaña cae un 15%
La cosecha de chalotas de Bretaña ha resultado ser un 15% menor de lo habitual. La causa es la menor plantación que se llevó a cabo durante la seca primavera. Debido a la sequía, los tamaños también están resultando más pequeños. Además, el mercado fue muy decepcionante el año pasado, lo que ha hecho que menos productores planten chalotas. Esto provoca una demanda relativamente alta, lo que da como resultado poca competencia en este mercado.

En otras regiones de Francia la situación es parecida a la de Bretaña. En julio hizo mal tiempo y la cosecha de cebollas es en general decepcionante. Para las chalotas de semilla se espera un escenario similar, con menos chalotas cultivadas en Francia.

En cuanto a los precios, esto supone una tendencia al alza, no solo para las chalotas, sino también para las cebollas normales, en especial de tamaño grande. Como las cebollas han resultado más pequeñas por las condiciones meteorológicas, muchos productores están tratando de suministrar las cebollas más pequeñas a la industria y otros se ven forzados a tirar la cosecha.

La temporada estadounidense empieza antes
La temporada de cebollas en EE. UU. lleva un adelanto de casi dos semanas. El tiempo seco y cálido ha adelantado la cosecha en el Pacífico Noroeste. La cosecha de cebollas amarillas en particular ya está en marcha y a las cebollas rojas y blancas todavía les falta algunas semanas para comenzar. Los tamaños son más pequeños y aunque los precios son buenos, entre 13 y 15 dólares por libra, el mercado es lento.

Cada semana, FreshPlaza publica un resumen de la situación de mercado de un producto a nivel mundial. Con estos artículos, tratamos de dar una idea del mercado global, que cada vez es más pequeño a causa de la globalización. El próximo artículo se centrará en las naranjas.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor