Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Resumen del mercado global del kaki

El mercado del kaki crece con rapidez. Son varios los países que informan de que sus producciones se están incrementando, pero los productores también detectan crecimiento en la demanda. España, el productor más importante de Europa, espera una cosecha más reducida a causa de la ola de calor de este verano. Algunos productores están invirtiendo en Perú para ampliar la temporada. Los Estados Unidos han tenido una buena cosecha y un buen mercado. Por su parte, Israel también habla de una buena temporada y los productores están en busca de nuevos mercados porque en Europa se está intensificado. En Asia, el mercado no es tan bueno; China y Corea del Sur hablan de menores volúmenes de producción.

España: La cosecha se reduce por la ola de calor
Si bien algunos productores aceleran el proceso de maduración del kaki con el uso de etileno para llegar al mercado ya en agosto, la temporada comenzó oficialmente en Valencia hace un mes. Esta semana se empezó a recolectar en Huelva y, por primera vez, también en Extremadura, que ya es productora de esta fruta. En la actualidad, los precios muestran una tendencia a la baja conforme aumentan los volúmenes, ya que el momento de máxima oferta se alcanza en octubre y noviembre. En torno al 90% de la producción corresponde a la variedad Rojo Brillante.

Según la Asociación Española del Kaki, las olas de calor de principios del verano se han traducido en un descenso de la producción del 15-20%. Las previsiones de cosecha de 400.000 toneladas se han ajustado a 320.000 toneladas. Muchos productores creían que las nuevas plantaciones compensarían la reducción del volumen, pero parece que no será así. La capacidad de producción de los árboles maduros, que son los más afectados por el calor, es entre cuatro y cinco veces mayor que la de los árboles jóvenes.

En la Comunidad Valenciana, la mayor zona productora, los calibres son más grandes que el año pasado, mientras que en Huelva las cosechas no se han visto tan afectadas y hay abundancia de fruta de calibre ligeramente inferior a la media normal. En los últimos años, el mercado ha continuado creciendo. Según la asociación, la expansión de la superficie de cultivo ha perdido ritmo con respecto al año pasado. Por primera vez, los viveros se han quedado con árboles de kaki por vender.

Desde la entrada en vigor del veto ruso en 2014, el precio ha caído un 25%. En algunos casos, el precio ha caído por debajo del coste de producción, por lo que el sector busca cada vez más crecer fuera de Europa, y el Gobierno de España está solicitando ayuda para acceder al mercado chino. El principal mercado sigue siendo Europa, con Alemania a la cabeza. También se exporta a Norteamérica, Asia, Oriente Próximo y Sudamérica.



En Perú se están plantando kakis
En este país sudamericano se están plantando kakis. Los productores españoles están invirtiendo en este cultivo, pero por ahora no hay cosecha. Los inversores españoles esperan cosechar en primavera como complemento de la temporada española, que va de octubre a marzo/abril.

EE. UU.: Crece el cultivo y el mercado
Los productores y los comerciantes pueden contar con una buena producción y un buen mercado que continuará creciendo año tras año. En California, ya han comenzado las temporadas de Fuyu y Hachiya. La campaña comenzó hace unas semanas y está avanzando de sur a norte del estado. Las perspectivas son positivas, pues las olas de calor solo han tenido un efecto limitado sobre el cultivo.

El crecimiento de la producción coincide con una demanda en auge. Los kakis están disponibles en todos los supermercados y los productores están ampliando la superficie de cultivo para poder satisfacer la creciente demanda. Un productor apunta que, pese a la considerable expansión de las hectáreas, todavía no ha tenido sobreoferta en los últimos años.

En los Países Bajos predominan los calibres grandes
La temporada española del kaki ya está a pleno rendimiento. Puesto que los kakis están creciendo demasiado bien, hay pocos tamaños pequeños disponibles. A España le gustaría obtener precios más altos, pero el mercado holandés no lo permite. En la actualidad, existe una gran actividad comercial en los Países Bajos, con muchos calibres grandes y fruta de categoría II. Los precios rondan los 65-85 céntimos por kilo en el caso de la categoría I y se pagan de 45 a 60 céntimos por la categoría II.

La campaña en Valencia, que aporta el 90% de la producción española, comenzó según lo previsto a finales de septiembre. Gracias a las plantaciones de Huelva, en el sur de España, el país podrá seguir cosechando hasta finales de enero. En los últimos años, los kakis han registrado un gran crecimiento en Europa. En la temporada 2017/18, España prevé una producción de 400.000 toneladas y, como resultado de las nuevas plantaciones, en la temporada 2020/21 se espera alcanzar 650.000 toneladas. Como resultado, Europa está llegando a su máximo nivel en términos de consumo.

En cualquier caso, el consumo de kakis sigue creciendo. Los países del Báltico son ahora los mayores consumidores, pero, antes del veto, Rusia suponía el 20% del volumen de ventas. Además, el Reino Unido acaba de experimentar su mayor crecimiento, mientras que Alemania todavía no se decide. El mercado holandés del kaki también está creciendo. Además, los exportadores ven mucho potencial en el mercado asiático. Por su parte, los clientes del retail se proponen tener suministro de kakis todo el año. El objetivo es, por tanto, garantizar la producción todo el año con envíos desde el hemisferio sur.

Situación normal de mercado en Bélgica
El mercado del kaki no está en su mejor momento, según un comerciante. El precio oscila entre 3 y 4 euros por caja de 4,5 kilos. Según él, hay demasiado volumen y teme que en los últimos años se haya plantado en exceso en España.

Mercado tranquilo en Italia
El volumen disponible en el mercado se ha incrementado, de acuerdo con las cifras de Ismea correspondientes a la semana 42. Esto coincide con una intensificación de la cosecha, pero el aumento de la oferta significa que los precios tienden a la baja. El mercado está calmado y la demanda es razonable. "Es una temporada con calidad excelente y calibres por debajo de la media, pero con un volumen total similar al de los últimos años", informa un comerciante. "Los precios no son excelentes, pero tampoco están mal".

La cosecha del kaki Tipo casi ha finalizado, mientras que la del Rojo Brillante está en pleno apogeo. Cabe destacar que la demanda de kaki ecológico está aumentando. La temporada se ha caracterizado por la estabilidad. España tiene la ventaja de que su temporada es más larga. El Rojo Brillante italiano debe cosecharse antes de noviembre.

Si bien el mercado nacional es importante para la venta de kakis, también se exporta a Australia, Suiza y el norte de Europa.

Los franceses no son aficionados al kaki
La temporada del kaki comenzó hace un mes y, en estos momentos, está en pleno auge. Los precios fueron altos al comienzo de la temporada, pero, desde entonces, han bajado ligeramente. Para finales de octubre, y principios de noviembre, los precios siempre caen si crece el volumen disponible en el mercado. La calidad es buena y las cosas están yendo bien, como asegura un comerciante. El kaki que se encuentra en el mercado francés se importa de España. Francia tiene producción nacional, pero la mayoría de la demanda del mercado se cubre con fruta de importación. "La verdad es que no crece la demanda porque no es un producto muy apreciado en Francia", explica un comerciante.

El sector israelí crece, pero le preocupa la competencia
Una producción estable y una demanda fuerte, tanto en el mercado nacional como en el internacional, les han permitido a los productores y exportadores israelíes obtener una buena rentabilidad del kaki Sharon. En los últimos 15 años, los precios en el mercado nacional han oscilado entre 1 y 3 euros el kilo. Internacionalmente, el precio se ha situado entre 2 y 4 euros el kilo. En la actualidad, está un poco por encima de esas cifras, pero sin salirse de los niveles normales.

Este éxito se debe, en parte, a un cultivo bien desarrollado y a un número limitado de comercializadoras. La superficie asciende a 1.400 hectáreas, el 85% de las cuales se encuentran en la región costera central del país. De media, se cosechan cada año 35.000 toneladas. De esa cantidad, se exportan alrededor de 15.000 toneladas en el pico de la temporada (entre septiembre y marzo). Cuatro grandes exportadores llevan a cabo el 90% de todas las exportaciones.

Rusia es el principal mercado del kaki Sharon, pues absorbe un 40% de los envíos. Europa es el segundo mayor mercado, con un 35% del total. Asia y Norteamérica importan el resto. La demanda de Sharon está creciendo en la UE, aunque cada vez es mayor la competencia de España y Marruecos, un riesgo que han identificado los israelíes, quienes quieren centrarse en países del sur de Asia, como Malasia y Singapur, además de en los países árabes.

China: Cae la producción
En torno al 70% de la producción china de kaki se cultiva en la región central de Fu Ping. La fruta madura en otoño y está disponible en noviembre y diciembre. Las condiciones meteorológicas del último año no han sido favorables para el cultivo. El calor y la sequía fueron sustituidos por meses de frío y lluvias, lo cual ha afectado a la producción. Está previsto que la cosecha se reduzca este año y que los calibres sean más pequeños. Algunos productores temen que la producción mengüe a la mitad. Como resultado, los precios subirán, y no solo a consecuencia de un oferta limitada, sino también del aumento de los costes de envasado, transporte y logística.

Este año, se ha concedido a Nueva Zelanda acceso al mercado chino. El primer envío se hizo en agosto, cuando ya estaba finalizando la temporada neozelandesa. El año que viene, se pronostican más volúmenes procedentes de este archipiélago.

Escasez en Corea del Sur
Los comerciantes coreanos informan de el volumen de kaki se ha reducido un 10-20%, aunque la cifra actual no se conocerá hasta que finalice la cosecha, que sigue en curso. Desde el 14 de octubre, se está exportando y la campaña durará hasta enero. Según un comerciante, la calidad es mejor que el año pasado, cuando hubo exceso de lluvia y el cultivo se vio afectado negativamente. Los calibres son más pequeños este año. Las condiciones en el mercado nacional son buenas por la falta de calibres grandes, lo cual ha hecho subir los precios. Los calibres medianos se destinan sobre todo a la exportación a Hong Kong, Tailandia, Filipinas y Canadá. Los calibres pequeños se envían a Singapur y Malasia.

Australia: Crece la oferta y se buscan mercados
El país produce 2.500 toneladas de kaki cada año, lo cual ni siquiera representa el 1% de la producción mundial. Queensland es la principal zona de cultivo. Los kakis dulces se introdujeron en la zona en los 70 y ahora suponen el 90% de la producción. La temporada va de febrero a junio. Fuera de temporada, hay disponible fruta importada.

Se prevé un incremento pronunciado de la producción, por lo que resulta necesario buscar mercados. Con ese fin, se lanzó una campaña en 2015/2016 para darle un impulso a la demanda nacional.

Sudáfrica: La sequía afectará al producto de la próxima temporada
La temporada todavía está en una fase temprana. En el suroeste del Cabo, las plantaciones están empezando a florecer. En torno a Swellendam, la sequía no supone tanto problema como en Greyton y Caledon, donde también hay algunas plantaciones de Sharon. La sequía afectará al producto de la próxima temporada.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor