La opinión de Francesco Perri

La situación de la clementina en Italia

En las últimas horas, fuentes de Coldiretti Calabria han informado de una situación difícil para el sector citrícola, en particular para la clementina. Las condiciones meteorológicas han sido muy inusuales, con un calor y una humedad persistentes. Entre los daños, se encuentra la mayor presencia de podredumbre con el riesgo que conlleva de rechazo por parte de los clientes.

Para comprender la situación, nos hemos puesto en contacto con Francesco Perri, agrónomo especialista en cítricos que durante décadas ha trabajado como asesor en varias empresas.

Perri confirma que la clementina, con estas condiciones meteorológicas, se ha convertido en una fruta con una vida útil muy reducida: "Durante la cosecha, la fruta puede resultar dañada y esas pequeñas 'heridas' favorecen la podredumbre. La relación entre temperatura y humedad ha sido muy constante hasta ahora. Estas condiciones de calidad y humedad son similares a las que se utilizan en la universidad para estudiar el desarrollo de hongos". Por lo tanto, hay que actuar en consecuencia.

Francesco Perri pone ejemplos muy claros: "No sabemos cómo evolucionará el clima, así que es fundamental contar con la tecnología poscosecha adecuada, como una cadena de frío profesional. En cuanto los cítricos lleguen a las plantas se tienen que introducir en cámaras frigoríficas para estabilizar su temperatura interna. En otras palabras, hay que empezar a tratar las clementinas como si fueran fresas. Los que se han organizado así no han recibido muchas quejas por su producto".

Además, desinfectar las cámaras con ozono puede ser de mucha ayuda porque esta sustancia no deja ningún residuo. El experto pone el ejemplo de España, donde estos problemas hace algunos años que se solucionaron mediante el uso de las tecnologías disponibles hoy en día. Estas tecnologías no solo redujeron las quejas por el producto, sino que también crearon nuevas categorías de producto. "Es lo que ocurre en algunas empresas españolas. Pueden obtener siete categorías de productos distintos de una sola variedad. Esto demuestra lo que se puede conseguir mediante las técnicas de selección óptica".

Algunas empresas californianas empezaron a cosechar en el momento óptimo de madurez. Luego, almacenaron el producto en grandes cámaras para protegerlo del mal tiempo. De esta forma, pueden venderlo en el momento más oportuno.

En Calabria, la producción de clementina es buena. Hay grandes volúmenes disponibles, en especial de la llanura de Síbari.

Uno de los problemas es la coloración de la fruta, porque las condiciones meteorológicas no permitieron a las clementinas alcanzar el color naranja necesario. "Cuanto mayor es la oscilacion térmica, mayor es el color de la piel y de la pulpa. En clementinas no existe el problema de pigmentación de la pulpa, por lo que el mal tiempo solo afecta a la estética de la fruta. En realidad, la fruta ya está madura en octubre, pero es evidente que la imagen es importante y tiene que cumplir los prerrequisitos del mercado.

Otro problema relacionado con el mal tiempo es la coincidencia de las clementinas tempranas con otras que son menos tempranas. "Este solapamiento complica todavía más la situación".

En cualquier caso, el experto dice que es inútil lamentarse sin pensar en soluciones. "Las empresas deberían tratar de conseguir financiación para invertir en tecnología. Así, se pueden gestionar mejor las campañas futuras".

Más información:
Francesco Perri
Móvil: (+39) 338 4164800
Email: f.scoperri@libero.it


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor