Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Alejandro Lucas, director comercial de Fruta Fresca en San Miguel:

"Estamos aprendiendo y adaptándonos rápidamente"

En esta entrevista, el director comercial de Fruta Fresca de San Miguel explica qué medidas está tomando la compañía en plena pandemia de COVID-19 y cuenta cuáles serán los principales desafíos en el futuro cercano.

La pandemia de coronavirus ha obligado a empresas, sectores productivos e industrias de todo el mundo a modificar sus rutinas laborales, establecer nuevos protocolos sanitarios y, en muchos casos, adaptar sus modelos de negocio a los tiempos que corren. Desde el inicio de la pandemia, San Miguel puso en marcha una serie de medidas destinadas a cuidar la salud de sus colaboradores y a garantizar el abastecimiento de alimentos de calidad en tiempos de emergencia.

“Conformamos un Comité de Crisis Global en coordinación con los comités locales y elaboramos un protocolo adaptado a cada operación con medidas para prevenir el contagio en toda la cadena productiva, que se revisa y actualiza periódicamente”, explica Alejandro Lucas, director comercial de Fruta Fresca. Además, cuenta que desde la aparición de los primeros casos de COVID-19 se aplicaron en San Miguel todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las normativas de las autoridades competentes.

¿Qué desafíos presenta la pandemia para San Miguel en cuanto a medidas de seguridad, costos de producción y mano de obra en el campo?
Lógicamente tenemos el enorme desafío de sostener la fluidez de la operación en este contexto complejo para asegurar el abastecimiento de estos alimentos y, a la vez, cuidar la salud de todos los colaboradores de la cadena. Las principales medidas del protocolo se establecen en torno a cinco ejes: 1) Evitar aglomeración de personas; 2) Intensificar medidas de higiene en las personas; 3) Reforzar rutinas de higiene y sanitización en áreas de trabajo, espacios comunes y traslados; 4) Promoción del teletrabajo en todos los casos posibles; 5) Capacitación y comunicación interna de todas las medidas y planes de acción en curso.

¿Cómo está impactando el coronavirus en la cosecha de cítricos y palta en Argentina, Uruguay, Perú y Sudáfrica?
La aparición del COVID-19 nos encontró en el inicio de la temporada. La campaña de palta en Perú y de cítricos en Argentina, Perú, Sudáfrica y Uruguay está avanzando, dado que la normativa local la incluye como actividad esencial y por tanto está autorizada a continuar durante la cuarentena obligatoria.

En cuanto a la logística, ¿qué impacto está teniendo la crisis, tanto a nivel interno como externo?
En términos generales la cadena logística está funcionando. De todos modos, en algunos lugares puntuales se van registrando inconvenientes, como controles de acceso, restricciones de circulación o documentación para liberar cargas que pueden enlentecer y/o complejizar la operatoria. Estamos redoblando nuestros esfuerzos en toda la cadena logística y en diálogo constante con todos los transportistas, navieras, puertos, autoridades de control fitosanitarias y terminales. Además, con el propósito de mitigar estos impactos, desarrollamos planes de acción para anticiparnos a posibles escenarios y monitoreamos de forma permanente la situación tanto a nivel interno como en terminales de destino, para responder ágilmente a cualquier inconveniente que pueda surgir.

Con gran parte del mundo en cuarentena, ¿existen nuevas restricciones al llegar la fruta a su destino?
Estamos en contacto con todos los puertos de destino y, aunque con algunas trabas propias del contexto, vienen operando. Nuestra prioridad es hoy más que nunca cumplir con nuestros programas comerciales, así que como decía anteriormente, monitoreamos la situación en todos los mercados y trazamos planes de acción para lograr que esto suceda. Sabemos que esta crisis cambia de forma constante y es difícil predecir cómo va a evolucionar. Estamos aprendiendo y adaptándonos rápidamente para que nuestros productos sigan llegando a los hogares del mundo, con la calidad de siempre y asegurar la sustentabilidad de la compañía.

¿Qué impacto tendrá el coronavirus sobre la demanda en Europa, Asia y los Estados Unidos?
En principio vemos que la demanda ha sido muy volátil semana a semana. En los productos frescos, especialmente aquellos ricos en nutrientes y vitamina C, como los cítricos, se ve un crecimiento en la demanda. Vemos, además, que la pandemia está modificando los hábitos de consumo: en China, por ejemplo, la venta electrónica de frutas creció considerablemente, y en EE.UU. se vio un crecimiento fuerte de las ventas en canal retail y un desplome de demanda en el sector Food Service.

Asia está lentamente recuperando su ritmo habitual. Allí prevemos un crecimiento de nuestro intercambio, especialmente para la campaña de Navel y Valencia Sudafricana, mandarinas peruanas y las uvas de mesa de fin de año. En Estados Unidos, un mercado acostumbrado al consumo de soft citrus en sus hogares, se vio incrementado el consumo de este commodity, con lo cual esperamos lograr exportar nuestras mandarinas uruguayas y peruanas al país del norte cuando estén disponibles, cubriendo el fin de la primavera boreal y el comienzo del verano.

Finalmente, en Europa, con tradición de consumo de limón en sus dietas, especialmente en el Mediterráneo, y también con alto componente de vitamina C, vemos un consumo superior a los años anteriores y debemos planificar lo mejor posible nuestra cosecha, empaque y logística para llegar con nuestro limón a Europa en tiempo y forma.

¿Cómo se anuncia la nueva campaña en Argentina en cuanto a volumen, calidad y tamaños?
Este año la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (ACNOA) ya había indicado que se registrará un volumen inferior, pero con una mayor calidad en el fresco respecto de la campaña anterior, lo cual significará un incremento en las exportaciones de fruta, con unas 300.000 t aproximadamente. Sin embargo, dependerá de cómo se presente el inicio del otoño dado que las condiciones de humedad y lluvia podrían alterar el panorama actual. Por su parte, la molienda para esta campaña será alrededor de un 1.100.000 t a raíz de las condiciones ambientales prevalentes durante los meses de octubre y noviembre, en donde se registraron temperaturas elevadas y con una distribución de lluvias irregular e insuficiente.

¿Y en Perú?
En Perú iniciamos la campaña de palta y mandarina, donde esperamos obtener volúmenes superiores al año pasado en el caso de mandarinas y volúmenes similares en paltas, lo cual implica un desafío operativo en sí mismo dado el contexto.

Se prevé que esta situación durará por lo menos unos cuantos meses ¿Qué impacto tendrá en la industria frutícola a mediano y largo plazo?
Sin dudas, tenemos un enorme desafío por delante. El COVID-19 está impactando en todos los sectores de la economía. Es fundamental que los líderes de todo el mundo tomen las medidas adecuadas para cuidar a las personas como prioridad, pero al mismo tiempo encontrar el equilibrio para sostener el motor del comercio global, que es lo que podrá seguir dando sustentabilidad al sistema actual. La situación global tardará un buen tiempo en normalizarse, pero nosotros siendo una industria esencial, debemos asegurarnos de ser capaces de abastecer con nuestra fruta a los programas y clientes más exigentes del planeta, esa es nuestra principal misión.


Fuente: sanmiguelglobal.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor