Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Resumen del mercado global de la mandarina

Las condiciones del mercado mundial de la mandarina dependen mucho de a dónde se mire, dado que algunos países productores han tenido más suerte que otros. Mientras que Australia espera una buena cosecha, Norteamérica, Italia y España están sufriendo los efectos negativos del mal tiempo durante sus respectivas temporadas de cultivo. Aunque las ventas son en general bastante buenas en todos los países (excepto en Alemania, donde parece faltar interés por ahora), la amenaza de un excedente de fruta si el mercado ruso se cierra como consecuencia de la actual invasión de Ucrania se cierne sobre el mercado de las mandarinas a nivel mundial.

Una cosecha récord y la abundancia de calibres pequeños causan problemas en la segunda parte de la campaña española
La segunda fase de la campaña española de clementinas y mandarinas va llegando a su fin a falta de pocas semanas, con resultados poco satisfactorios. Precedida por la Clemenules y la Clemenvilla, cuyos precios fueron buenos debido a la baja disponibilidad causada por las plagas, la segunda fase de la campaña ha estado dominada por variedades protegidas de referencia, como la Nadorcott, la Tango y la Orri, seguidas ahora por la Murcott. Estas variedades han tenido un rendimiento histórico en España este año, con predominancia de calibres pequeños.

"Los rendimientos han sido especialmente altos este año, dominando los calibres pequeños 4 y 5", afirma un productor y exportador valenciano. Por otro lado, la competencia de Marruecos ha sido feroz, al inundar este los mercados con fruta de bajo precio en destinos como Francia, Reino Unido y Países Bajos. Incluso en Alemania, donde siempre han dominado las mandarinas españolas, la situación ha sido más complicada que nunca".

De hecho, los grandes volúmenes de Tango y Nadorcott hicieron que sus precios de venta al principio se situaran entre 15 y 20 céntimos de euro por debajo de los de la temporada pasada, a pesar de que los costes de producción y logística han aumentado, por lo que se han estrechado los márgenes de beneficio. A excepción de las mandarinas de gran tamaño, cuyos precios fueron positivos, los precios de las mandarinas medianas y pequeñas se han mantenido bastante por debajo (-25%) de los precios medios de los últimos 5 años. Las ventas mantuvieron un ritmo muy lento debido a la baja demanda durante toda esta segunda parte de la temporada.

Países Bajos: Buenas ventas de Nadorcott y Tango con hoja
Un importador holandés indica que se están enviando bastantes cítricos españoles a los Países Bajos. "En lo que respecta a las mandarinas, predominan las Nadorcott y Tango con hoja, cuyas ventas van bastante bien. Los precios oscilan entre 10 euros para los tamaños pequeños y 12,50-13 euros para los tamaños grandes. Además, la situación en Ucrania y Rusia está afectando al comercio de importación. El mercado está mucho más tranquilo de lo normal".

Alemania: Descenso de la demanda de mandarinas al mejorar el tiempo
La campaña ha ido terminando poco a poco. Al registrarse temperaturas primaverales, el interés por la fruta se ha reducido notablemente. La oferta también ha sido más limitada tras la desaparición de las importaciones turcas del surtido. Solo quedaban disponibles algunas clementinas italianas y españolas. Las mandarinas proceden principalmente de España, Israel, Turquía, Marruecos e Italia. Su disponibilidad también se ha vuelto cada vez más limitada. Los comerciantes se han visto a menudo obligados a reducir sus niveles previos de demanda, ya que esta era la única manera de conseguir una liquidación a tiempo. La calidad de la oferta no ha tenido por qué influir en esto, ya que incluso los lotes más atractivos se han visto, en ocasiones, afectados por las reducciones. Sin embargo, también se registraron valoraciones estables en algunos lugares.

A partir de enero, la oferta de Orri israelí va a ser cada vez mayor. "La cosa va viento en popa para las clementinas Orri desde hace varios años, moviendo más volumen cada año, aunque la demanda actual sigue siendo gestionable", subraya un mayorista.

Francia: Las mandarinas mejoran sus resultados, pero siguen eclipsadas por la popularidad de las clementinas
Los productores de cítricos franceses se han visto afectados esta temporada por las malas condiciones meteorológicas que han dificultado la producción, lo que ha provocado un aumento de los precios debido a la disminución de la oferta. Esto, a su vez, provocó un descenso del consumo, ya que los consumidores se vieron desanimados por los precios más altos. No fue así en el caso de las mandarinas, que han ganado cierta cuota de mercado frente a la tradicional y popular clementina. Los consumidores franceses aprecian cada vez más la agroecología, y lo mismo se aplica a la mandarina, que encaja bien en este contexto.

Italia: Temporada de mandarinas positiva a pesar de algunos problemas de producción
Las mandarinas y clementinas se encuentran sin duda entre las frutas favoritas de las familias italianas, como demuestran las últimas estadísticas. Más de 18,5 millones de familias las compraron en 2021, lo que representa el 71,1% del total. Sin embargo, a diferencia de otras categorías, las mandarinas y clementinas no han registrado un desarrollo notable durante los años de la pandemia. A pesar de ello, la frecuencia de compra ha repuntado, con una media de 7,6 veces al año. De media, una familia italiana que compra mandarinas gasta 2,53 euros por compra, adquiriendo una cantidad de casi 1,5 kg. El producto ecológico lo compran más de 4,2 millones de familias, aunque este no ha registrado una tendencia especialmente positiva en los dos últimos años.

En Basilicata, Calabria y Apulia, la campaña 2022 de la mandarina Tang Gold media-tardía empezó muy bien, antes de que la situación bélica en Europa del Este frenara el consumo. De hecho, en un contexto de incertidumbre comercial, los productos premium tienden a sufrir más que los tradicionales, no tanto en términos de precio como de frecuencia de compra. No obstante, no faltan pedidos, pero la actividad no está al gran nivel típico de este periodo. En cualquier caso, el producto no se ha depreciado. Las cotizaciones están en línea con las del año pasado e incluso llegan a ser ligeramente superiores. En los campos no ha habido una reducción del volumen de esta variedad. La climatología ha sido favorable, tanto en lo que respecta a la pluviometría como a la temperatura.

En Sicilia, la temporada de mandarinas terminó ya hace tiempo, con la excepción de la variedad tardía de Ciaculli. "En comparación con 2021, el rendimiento de la producción de este año ha sido un 30% inferior en algunas zonas. En otras, este porcentaje ha llegado al 40-50%. Esto hará que la campaña termine antes de tiempo. Seguiremos unos diez días más. La temporada ha tenido muchos aspectos positivos, sobre todo en lo que respecta a la calidad", informa el Consorcio. "Cerramos otra campaña positiva tras veinte años de actividad. Sin embargo, los costes fijos de producción han aumentado drásticamente y, con la guerra de Ucrania, la situación se ha vuelto aún más exasperante. Hemos asumido todos estos aumentos, pero hasta ahora nadie nos ha pagado un céntimo".

"El intenso calor del pasado verano, unido a las inundaciones y las heladas, han conllevado, sin duda, que la producción se caracterice por unos rendimientos y calibres inferiores a los estándares de la producción siciliana", añade un productor de cítricos de la llanura de Catania. "Además, las cosechas terminarán muy pronto en lugar de hacerlo en abril para el producto tardío, lo cual tendrá un impacto negativo en los presupuestos de las empresas. Los precios han alcanzado cotizaciones superiores a la media del año anterior, con 0,80 euros/kg para las mandarinas. Evidentemente, estamos hablando del producto de gama alta, es decir, de buena calidad y tamaño, aunque no ha habido mucha cantidad. Sin embargo, los mayores ingresos se vieron anulados por los graves daños que sufrieron las plantaciones de cítricos a causa de diversos episodios climáticos y por el aumento del coste de todo lo necesario para el cultivo, desde los fertilizantes hasta los materiales, pasando por la energía y el combustible".

Lo ecológico también es popular en el mercado de las clementinas y mandarinas. La mayor empresa ecológica de Italia afirma que el 25% de sus mandarinas y clementinas ecológicas se exportan al extranjero. Suiza, Alemania, Francia, Suecia y Austria son los principales países exportadores. El año 2021 se caracterizó por un descenso de la producción del 10%, pero con mejores precios que el año anterior.

Sudáfrica: La amenaza del cierre del mercado ruso se cierne sobre la temporada de mandarinas
La temporada de mandarinas aún no ha comenzado en Sudáfrica. Se espera que arranque en poco más de un mes con las variedades de mandarinas tempranas que maduran unas semanas antes que las Tango y Nadorcott.

El tremendo aumento de las tarifas de flete tendrá un impacto en las exportaciones de mandarinas. También se temen las consecuencias del posible cierre del mercado ruso (que algunos en la industria consideran muy probable), ya que este absorbe alrededor del 70% de las mandarinas sudafricanas de clase 2 y de clase 1 de bajo estándar.

Se podrían comercializar más mandarinas de lo habitual a nivel local, pero se trata de un producto muy caro de producir, por lo que la venta a nivel doméstico no es realmente una opción. Los exportadores se esforzarán para encontrar mercados alternativos para los grandes volúmenes destinados originalmente a Rusia. "Puede que tengamos que enviar esa fruta a productores de zumo para que el mercado de las mandarinas no colapse por completo".

"La cosecha tiene muy buena pinta en todas partes", dice un gerente de un almacén de empaquetado. "Solo estamos muy preocupados por los precios. El año pasado tuvimos un año horrible con los saqueos [los disturbios civiles de julio de 2021] y el exceso de oferta y los costes de transporte, que se han disparado".

Al menos los productores de cítricos están este año prevenidos de los problemas, a diferencia del año pasado, comenta un exportador.

Muchas zonas de producción de mandarinas en Limpopo y Mpumalanga sufrieron el impacto del granizo durante el pasado verano, pero las mandarinas están en su mayoría protegidas por mallas.

Norteamérica: La temporada de mandarinas de California probablemente terminará antes de tiempo
"El suministro de mandarinas ha estado a un nivel muy bajo. Hay pocas Tango y Murcott y la cosecha parece cada vez más escasa", afirma un expedidor. La reducción de la cosecha se debe en gran medida al impacto de la ola de calor del verano pasado. "El año pasado, gran parte de la fruta se quedó en los árboles durante más tiempo de cara a la temporada de floración, lo que afectó al siguiente cuajado".

El distribuidor trabaja con nueve variedades diferentes de mandarinas y ahora mismo está ya con las últimas tres, después de terminar la temporada de Pixie. "Todavía tenemos Tango, W. Murcott y Gold Nugget. Las Gold Nugget podrían durar un poco más. Han perdido algo de favor en el mercado debido a la sensibilidad de su piel, pero seguimos siendo un gran proveedor de Gold Nugget", dice.

En cuanto al calibre de la fruta, hay cantidades enormes de fruta pequeña, de tamaño insuficiente, y ahora está empezando a llegar fruta más grande.

Es probable que la temporada termine pronto, en torno al 5 de mayo, tras un comienzo ligeramente más temprano, a mediados de enero. El año pasado la fruta estuvo disponible hasta julio.

Además de la fruta californiana, hay disponibilidad de fruta marroquí en la costa oeste y algunas mandarinas Orri israelíes en la costa este. "Y no me sorprendería que hubiera algo de fruta española en la costa este de Canadá", dice. "Hay envasadores y vendedores que no disponen de volumen suficiente aquí en el Valle Central de California, así que cuentan con estas importaciones como parte de sus programas. Es una fruta bastante buena y competitiva, especialmente dados los costes de transporte a la costa este desde el oeste, que ascienden a entre 8.500 y 10.000 dólares por camión". 

En cuanto a la demanda, no ha sido muy fluida. "Los precios son altos, los costes de transporte son altos y hay escasez de camiones", dice. El precio del contrato, que se reajustó en la primera semana de febrero, es un 20% más alto que el año pasado, mientras que el precio del mercado al contado es entre un 15% y un 20% más alto.

Y aunque no se espera que los precios aumenten, sí lo harán los costes de los insumos. "Acabamos de recibir la noticia de que los precios del plástico van a subir un 30%. El cartón ondulado vuelve a subir –se disparó al principio de la temporada– y los fletes resultan cada vez más altos. La gente en casa tiene menos dinero para gastar porque se gasta más en los precios del combustible. Tenemos muchos retos por delante, pero el futuro sigue siendo prometedor para el negocio de las mandarinas", afirma el cargador.

Australia: Se espera una fuerte mandarina australiana
La temporada de mandarinas australianas comenzará en las próximas semanas, y las mandarinas de Queensland serán las primeras en llegar. Se espera que los volúmenes en toda la categoría sean bastante grandes, aunque algunas frutas podrían haberse visto afectadas por las condiciones meteorológicas desfavorables durante la primavera y principios del verano. En cuanto a la exportación, un representante del sector ha declarado que la producción de cítricos de Estados Unidos podría ser algo escasa este año, lo que creará espacio en los mercados de Asia y otras regiones para los productores australianos, en caso de que sean capaces de enviar la fruta allí, dados los actuales problemas con el transporte marítimo. De todas formas, el conflicto entre Rusia y Ucrania también podría afectar a los cítricos australianos, si no directamente, por los posibles efectos derivados de que haya más fruta en el mercado internacional. Por otro lado, la escasez de mano de obra sigue suponiendo un reto para los productores.

La gran cosecha de cítricos de este año será bienvenida tras pequeños descensos en términos de volumen y valor, según las estadísticas. En el año que finalizó en junio de 2021, se produjeron en Australia 163.499 toneladas de mandarinas (un 5% menos), valoradas en 341,9 millones de dólares (un 4% menos), después de haber aumentado un 10% y un 20% respectivamente en los años anteriores. Las exportaciones también descendieron un 23% tanto en volumen (hasta 59.563 toneladas) como en valor (hasta 143,8 millones de dólares). El mayor mercado es China, que absorbió el 23% de las exportaciones de mandarinas australianas. Queensland fue el mayor estado productor, con 32.991 toneladas.

La semana que viene: Resumen del mercado global del melón y la sandía


Fecha de publicación:
© /



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor