Las plantas de fresa trazan la contaminación del aire en toda Europa

El proyecto de ciudadanía AIRbezen se está moviendo hacia Europa. Bajo el liderazgo de la Universidad de Amberes (Bélgica), los ciudadanos de seis países diferentes trazarán un mapa de la contaminación del aire y el vínculo entre el aire contaminado y los espacios verdes disponibles en una ciudad.

AIRbezen surgió en 2014 en la mente del profesor Roeland Samson, ingeniero agrónomo de la Universidad de Amberes. La contaminación del aire relacionada con el tráfico fue mapeada con la ayuda de plantas de fresa. Más de mil personas de Amberes participaron en la primera campaña. Fue un gran éxito y la calidad del aire se convirtió en una prioridad en la agenda política.

El proyecto pronto continuó, entre otras cosas, con las campañas educativas AIRbezen@school en 2015 y 2019. También las ciudades de Drimmelen (Países Bajos) y Zaragoza se volcaron con el cultivo de plantas de fresa. El proyecto más grande hasta el momento se organizó en 2017 en la provincia belga de Flandes Oriental con más de 10.000 participantes.

La polinización en el entorno urbano

Como parte del proyecto europeo BIOVEINS, las plantas de fresa ahora conquistarán el resto de Europa. Siete instituciones de investigación en seis países (Bélgica, Estonia, Francia, Polonia, Portugal y Suiza) están uniendo fuerzas bajo la dirección de la Universidad de Amberes. Las ciudades participantes, incluida Amberes, fueron preseleccionadas en función de su ubicación. Se encuentran en un gradiente de noreste a suroeste en toda Europa y cubren diferentes zonas climáticas.

"Volveremos a monitorear la calidad del aire relacionada con el tráfico en el entorno urbano basándonos en las plantas de fresa, que serán cultivadas por ciudadanos voluntarios, cincuenta por ciudad", explica el profesor Roeland Samson. "Pero hay un nuevo aspecto: también investigaremos el éxito de la polinización de las plantas en el entorno urbano y utilizaremos otra planta para esto, el trébol criollo".

Trébol criollo

El análisis de los resultados debería permitir a los científicos vincular la contaminación del aire con la presencia de vegetación urbana en el vecindario. Samson explica: "De esta manera, intentamos obtener una respuesta a la pregunta de cómo de grande debe ser un parque urbano para que sea 'eficiente' e influya en el clima de una ciudad. ¿Realmente necesitamos parques muy grandes con muchos árboles o es suficiente tener un área más pequeña con pasto y algunos arbustos para atraer, por ejemplo, abejas silvestres y ciertas especies de plantas?”

"Cada ciudadano participante recibe una maceta de una planta de fresa y una de trébol criollo. En la primavera y el verano de 2019, las plantas deben cuidarse y los participantes deben apuntar cuidadosamente la cantidad, el tamaño y la forma de las fresas para posteriormente poder transmitir esta información a través de nuestra página web. También tienen que recoger las vainas y las hojas de las plantas de trébol criollo, que se llevarán a la Universidad de Amberes para su análisis".

Los resultados se esperan para noviembre de 2019. "Todos los ciudadanos que hayan expresado interés en el proyecto serán informados sobre el mismo", comenta Samson. "Los participantes recibirán información sobre sus plantas en relación con su ciudad natal y con los demás países participantes".

Fuente: Universidad de Amberes

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor