Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

África ofrece cada vez más fruta ecológica de mejor calidad

África sigue ofreciendo muchas oportunidades a las empresas hortofrutícolas holandesas. "No es un camino de rosas, y todavía hay algunos obstáculos. Pero es precisamente ahí donde la comunidad empresarial neerlandesa puede desempeñar un papel importante", afirma Núria Vlonk-Cunha Soares, del Netherlands-African Business Council (NABC).

Mangos en Ghana

Las exportaciones de frutas y hortalizas ecológicas del continente africano van en aumento. Cada vez son más los que se interesan por estos productos, a menudo como complemento de los convencionales. La demanda de los Países Bajos, especialmente de Alemania, Austria, Suiza y Escandinavia, es cada vez mayor. "Cuando hay más demanda de jengibre, los importadores empiezan a buscar en otras zonas además de China. Lo hacen para repartir los riesgos y satisfacer la demanda".

La NABC es una red de 250 miembros que promueve el comercio entre los Países Bajos y África. Lo hacen a través de viajes comerciales, diversos eventos sobre cómo hacer negocios en y con África, y tareas de consultoría. Entre ellas se incluyen sesiones de búsqueda de contactos B2B durante los eventos comerciales. "En ferias como Fruit Logistica y BioFach, los exportadores entran en contacto con el mercado europeo", explica Núria.

"A los europeos del norte les gusta ver lo que compran, lo que a veces es difícil de imaginar para los exportadores. Al estar allí, ven los requisitos que deben cumplir los productos. La calidad de los productos exportados, por tanto, sigue mejorando", añade Núria. La NABC está convencida de que hay muchas oportunidades y posibilidades en África. "África es el lugar donde hay que estar, especialmente en lo que respecta a la agricultura. Hay mucha tierra fértil disponible".

Mango de Burkina Faso

Son muchos los factores que determinan qué zonas son prometedoras para el comercio europeo. El tiempo influye, al igual que el grado de desarrollo de la zona y lo difícil o fácil que es hacer negocios allí. Es importante saber si hay puerto y cuál es la situación logística. "En particular, África Oriental y Kenia son zonas a considerar. Hace años, nadie quería aguacates kenianos, ahora el país se ha convertido en un gran exportador. Esta evolución puede ser muy rápida si los gobiernos desarrollan marcos que faciliten las exportaciones", continúa Soares.

Países de habla inglesa como Uganda, Ghana, Kenia y Nigeria son los llamados "países preferentes" para el comercio exterior. "Y hay zonas en las que puede ser más difícil al principio, pero que ofrecen muchas oportunidades. Etiopía, por ejemplo, donde abunda el cultivo de aguacates. El clima de ese país varía, y los productos pueden enviarse a Europa a través del puerto de Yibuti".

Dicho puerto es una ventaja especialmente importante. Europa envía cada vez menos productos por avión, ya que se considera irresponsable. "La disponibilidad de un puerto se ha vuelto más importante. Para algunos países es una desventaja. Mali, por ejemplo, tiene que depender del puerto de Dakar, en Senegal", afirma Núria.

El cambio climático
Los productores de los países africanos suelen enfrentarse a la falta de tecnología y de conocimientos de cultivo, así como a un clima cambiante y a unos recursos económicos limitados. Esto último es especialmente cierto en el caso de los productores ecológicos, ya que se requiere una certificación en todos los niveles de la cadena de suministro, y para ello se necesita dinero.

Aguacate de Etiopía

Las empresas holandesas pueden contribuir en lo que respecta a los otros puntos. Núria cita como ejemplo el cambio climático. "En Nigeria viven más de 200 millones de personas, y esa cifra aumenta en millones cada año. Los productores podrían beneficiarse enormemente de semillas de variedades más resistentes al cambio climático, que aumentarían significativamente los rendimientos".

Una cooperación más intensa
El nuevo reglamento ecológico europeo se presentó a principios de 2022. Aunque está en vigor desde el 1 de enero, todavía hay muchas cosas que no están claras. "Creo que estas nuevas normas harán que la gente dependa más de los demás, lo que no es malo. Será un gran reto para proveedores e importadores, pues tendrán que trabajar juntos", explica Soares.

"No pueden permitirse el lujo de cometer errores, y todos tienen que cumplir estas normas. No es casualidad que muchos importadores establezcan relaciones a largo plazo e inviertan en el país de origen de sus productos, por ejemplo, enviando agrónomos allí. Pueden compartir sus conocimientos sobre el cultivo y el suelo".

"Los importadores y exportadores tienen que entender que el suelo es vital para que los productos crezcan bien. Se pueden tener grandes instalaciones de envasado y buenas líneas de clasificación, pero solo se pueden utilizar de forma óptima si los productos son de perfecta calidad. Los productores deben cuidar el suelo de todas las maneras posibles, y eso es algo en lo que las empresas holandesas pueden desempeñar un gran papel", concluye Núria.

Núria Vlonk-Cunha Soares 
NABC office The Netherlands
nuria.vlonk@nabc.nl 
www.nabc.nl 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor