Frédéric Poupard, de Langevine:

"Producir espárragos ecológicos requiere adoptar una visión a largo plazo"

Hace 16 años, Frédéric Poupard y su esposa Laura Poupard se embarcaron en la aventura ecológica. Ahora, cultivan espárragos exclusivamente ecológicos, blancos en 40 hectáreas y verdes en 30. Los productores de espárragos cosechan el fruto de su trabajo desde los primeros días de marzo hasta finales de junio. Una campaña que tiene la particularidad de estar muy repartida y que, de momento, va bastante bien. "Tuvimos algunos sustos con las grandes olas de calor cuando salieron muchos espárragos de golpe, lo que debilitó el mercado. Pero los días fríos que siguieron ralentizaron la producción, y con el aumento de la demanda al acercarse la Semana Santa, el mercado ha vuelto a ser prometedor en los últimos 4-5 días. En cuanto a las heladas, por supuesto que nos afectaron, pero en el cultivo de espárragos los daños nunca son demasiado notables. Como el año pasado, perdimos dos o tres toneladas, pero no más".

Un modelo ecológico muy extenso con una baja densidad por hectárea
Aunque hoy en día la empresa representa la mayor producción independiente de espárragos ecológicos de Francia, tuvieron que pasar algunos años antes de que los productores de espárragos pudieran sacar el máximo partido a su producción convertida. "Nos pasamos a la agricultura ecológica porque queríamos un cambio. Fue el encuentro con otros productores lo que nos empujó en esta dirección. Los primeros años fueron difíciles, porque al principio hicimos muy poco para promocionar nuestros espárragos ecológicos. A partir de 2013, la situación mejoró. La producción ecológica requiere una visión a largo plazo y descentralizada del rendimiento con cierta capacidad de anticipación. Por ejemplo, en la protección de las plantas, procuramos evitar las enfermedades y las invasiones de plagas espaciando más las hileras y procurando orientar los aspersores hacia el viento. Porque una vez que surge el problema, es demasiado tarde. Por lo tanto, elegimos un modelo ecológico muy extensivo con una baja densidad por hectárea. Por supuesto, la elección de la variedad también influye. Pero lo que también es interesante es que, con el tiempo, la planta aprende a protegerse y se hace más fuerte".

Un mercado ecológica en búsqueda de sí mismo
Frédéric y Laura venden sus espárragos bajo la marca Langeline en redes especializadas, en mercados, a restaurantes y a mayoristas. Aunque el mercado era muy prometedor hace unos años, ahora tiene algunas dificultades, incluso para los espárragos. "Muchos productores y grandes cooperativas se han convertido, lo que ha debilitado el mercado. El año pasado no lo notamos debido a la crisis sanitaria, pero lo notamos especialmente este año. El mercado está en proceso de búsqueda de sí mismo, pero estoy seguro de que acabará estabilizándose".

Agricultura biodinámica para llegar todavía más lejos
Es este mismo deseo de emprender y explorar nuevos horizontes el que empujó a la pareja a producir espárragos de forma biodinámica. "Comunicamos muy poco al respecto y todavía no hemos comercializado nuestra producción con la etiqueta Demeter. Queríamos probar este nuevo método de cultivo sobre todo para divertirnos y por curiosidad, pero también para desafiarnos a nosotros mismos y llevar más lejos la iniciativa ya adoptada con la agricultura ecológica. Además, tenemos un trabajador apasionado por la agricultura biodinámica, lo que finalmente nos convenció de embarcarnos en esta aventura. También nos protege de las controversias de la mezcla, porque cuando se inicia la agricultura biodinámica no se puede mantener una actividad tradicional. La empresa puede permitirse innovar sin los riesgos que conlleva, así que lo estamos intentando".

Es una experiencia enriquecedora, que Laura y Frédéric abordan con modestia: "La agricultura biodinámica es sobre todo una cuestión de filosofía. La relación con la tierra es muy interesante. Nos ha permitido conocer a gente apasionada, que cree en lo que hace y que está muy comprometida. Es bueno conocer gente así, es muy estimulante. Nos gusta sentirnos orgullosos de lo que hacemos. En ningún momento pensamos que lo hacemos mejor que los demás al adoptar la agricultura biodinámica. Simplemente sienta bien probar la experiencia. Estamos llenos de dudas, pero nos sentimos bien con esta genial iniciativa".

Para más información:
Frédéric y Laura Poupard
Langevine
langevine@live.fr  


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor