Clementinas italianas: ¿qué está sucediendo?

Como se sabe, las clementinas, al igual que las naranjas, han registrado este año una merma de los rendimientos de alrededor de un 50%. Habitualmente, en las temporadas de producción abundante, los calibres se mantienen medios-pequeños, mientras que cuando los rendimientos bajan, como en la campaña actual, los calibres de los frutos mejoran. Lo cierto es que las condiciones meteorológicas de las últimas semanas están poniéndoles las cosas difíciles a los productores, porque en las diferentes zonas de cultivo de clementinas e Italia las temperaturas superan las medias estacionales.

Con el calor, las clementinas sufren un fenómeno particular que hace que la piel se hinche y, por lo tanto, aumente el calibre del fruto, por lo que ya no es idóneo para muchos mercados. Se trata de un problema que aparece ya antes de que la coloración sea completa. En este otoño anómalo, en especial en el arco jónico, se superan todavía los 20 ºC, con jornadas predominantemente soleadas y una variación de temperaturas nada significativa entre las horas diurnas y nocturnas.

"Hasta ahora, se ha recolectado más o menos el 40% de las clementinas, según algunos productores de Apulia y Basilicata. No obstante, tenemos un gran porcentaje de descarte. De hecho, este año, en el árbol estamos encontrando una elevada cantidad de calibres I y calibres I Extra, los cuales no tienen demanda en las cadenas de la gran distribución. Por lo tanto, se reducen los frutos de calibres II y III, que son los más solicitados por la distribución".


Clementinas Comune con piel hinchada y con calibres superiores a los solicitados por el mercado ya el 23 de noviembre

"Muchos productores de clementinas, seguros de poder sacar unos céntimos más, han retrasado la cosecha, pero con el calor, muchos productos se han hinchado. En estos momentos, los precios son muy similares a los de 2020 por estas fechas. La situación se ve agravada por la desorganización consolidada en la que se encuentra este sector, con algunos comerciantes queriendo especular con los citricultores. Se asiste a una batalla competitiva entre las empresas comerciales, que no hace sino desequilibrar el mercado y generar una confusión generalizada. En realidad, es una 'guerra de pobres' atávica que no lleva a ninguna parte. Además, la falta de mano de obra es un verdadero drama y, este año, la problemática se ha complicado todavía más. Es absolutamente imposible encontrar personal especializado para la cosecha de cítricos".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor