Anuncios

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los melones Charentais se producen por primera vez en Bélgica

La temporada de verano está en pleno apogeo en REO Veiling (Bélgica). Las fresas y las berries se comercializan bajo el sello de calidad Fine Fleur. Este año, el surtido de verano de esta cooperativa cuenta con una incorporación especial: los melones Charentais belgas.

Normalmente, los melones Charentais se importan del centro y el sur de Francia. A partir de este año, están disponibles los primeros volúmenes comerciales de Charentais cultivados en Bélgica, una primicia para REO Veiling. Ahora sus clientes pueden elegir el producto local además de los melones franceses. "Tras algunas pruebas, parece que se pueden producir bien ciertas variedades en Bélgica, tanto por su calidad como por su sabor. Esperamos tener unos 30.000 melones Charentais belgas disponibles este año", afirma Jurgen De Braekeleer, director de frutos rojos de REO Veiling.

Los melones proceden de un agricultor dedicado por completo al cultivo de esta fruta. "Tiene años de experiencia cultivando productos como calabazas y lleva mucho tiempo haciendo pruebas, y el Kruishoutem Experiment Center también las hace. Lo especial es que el productor se ha tomado realmente la molestia de garantizar la calidad. No se limita a la producción, sino que también busca el sabor. Los melones son muy dulces". Actualmente se cultivan las variedades Anaste, Suzanne y Bakkara. "Son variedades muy sabrosas", señala Jurgen.

Expansión del producto
Los primeros melones Charentais belgas deberían estar disponibles en cualquier momento. Jurgen afirma que la cosecha se ha beneficiado de la cálida primavera. "Estos melones se producen en túneles de plástico, que se retiran una vez que los melones han florecido. La situación parece prometedora. Cuando la fruta aparezca en el mercado, cada una pesará aproximadamente un kilo".

Jurgen espera con impaciencia el inicio de la temporada. "Es muy emocionante, sobre todo teniendo en cuenta las condiciones actuales del mercado. Es cuestión de esperar y ver cómo va. Lo cierto es que el cultivo puede expandirse rápidamente si el mercado recibe bien los melones este año. Puede que la próxima temporada tengamos diez veces más Charentais en Bélgica", explica.

Gran parte de la fruta llegará a los mercados locales y extranjeros a través de los mayoristas. Francia y el Reino Unido son destinos especialmente importantes. Fine Fleur representa productos locales y de temporada de alta calidad, y los Cantalupos Charentais locales son un buen complemento de la gama. "¿Cuáles son las principales ventajas? Es un producto local. El productor se encuentra cerca de la subasta, por lo que el producto solo tiene que recorrer una corta distancia. Puede, por tanto, cosechar los melones más tarde, por lo que también están más maduros y tienen más sabor".

"Entonces no es el precio lo que cuenta, sino el aspecto local o 'Lekker van ons', como lo llaman los belgas. Por ahora, nos centramos sobre todo en los clientes habituales que también nos compran frutos rojos Fine Fleur. Los volúmenes de Charentais belga son limitados, por lo que realmente deben considerarse un complemento de la oferta francesa. Una vez que el producto se introduzca, el cultivo aumentará considerablemente. Esperamos acabar pasándonos por completo a este producto belga", continúa De Braekeleer.

Los frutos rojos llegan antes al mercado
La temporada de frutos rojos de Fine Fleur comenzó a mediados de abril con las primeras fresas a campo abierto. Le siguieron las frambuesas a finales de abril y las moras a mediados de mayo. Las grosellas rojas y los arándanos volvieron a estar disponibles a finales de mayo. Gracias a la cálida primavera, este año los frutos rojos han estado disponibles unas dos semanas antes de lo habitual. Según Jurgen, eso no afecta a los volúmenes disponibles. "Los kilos siguen siendo los mismos; solo están un poco más repartidos".

En este momento el mercado de los frutos rojos está tranquilo. "Los consumidores están siendo cuidadosos con sus gastos. Lo notamos en todo. Los compradores también son un poco cautelosos", señala Jurgen. "Sin embargo, el mercado puede cambiar rápidamente. Unos días de calor, lluvia o frío, y todo puede ser completamente diferente. En general, las ventas no han sido malas, pero tampoco estupendas. Además, ahora estamos en la parte fresca del año. La fruta está saliendo de las plantas de forma moderada, manteniendo la oferta y la demanda algo equilibradas".

El cultivo de berries requiere mucha flexibilidad
Jurgen indica que los frutos rojos Fine Fleur son muy populares. En la actualidad, hay unos diez productores de frutos rojos Fine Fleur afiliados a REO Veiling. Dejan su producto en la cooperativa dos o tres veces al día. "Nuestra producción se ha mantenido generalmente estable en los últimos años. Tras un sólido crecimiento hace unos cinco o siete años, las berries han alcanzado su pico. Es todo un reto cultivar frambuesas, moras y grosellas. Son productos delicados, y hay mucha variación en los envases.

La producción de frutos rojos requiere una respuesta del mercado constantemente flexible. Este cultivo no es para todo el mundo, pero nuestros productores lo dominan perfectamente. Las fresas, por ejemplo, son mucho más estables en ese sentido. Además, la expansión del arándano se está estabilizando. El consumo sigue siendo alto, pero estamos experimentando la competencia de los arándanos "más baratos" de Europa del Este. Sin duda, hay espacio en el mercado para nuestros productores, pero el cultivo probablemente no aumentará más", concluye Jurgen.

Para más información:

Jurgen De Braekeleer
Jurgen.DeBraekeleer@reo.be 

REO Veiling
Oostnieuwkerksesteenweg 101
8800 Roeselare, Bélgica
+32 (0)51 23 12 11 I
info@reo.be   
www.reo.be   


Fecha de publicación:
© /



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor